Ir al contenido principal

El misterio jamás resuelto del ovni que cayó en la frontera salto-boliviana

El seis de mayo de 1978, alas 17.30, los habitantes de las localidades fronterizas de Argentina y Bolivia, en un tramo que arranca del punto tripartito con la República del Paraguay, miraron el cielo. Un zumbido penetrante les hizo levantar la vista al unísono y hasta hoy son miles de personas las que recuerdan el extraordinario hecho: una figura ovoidal de tono metálico, del tamaño de una pelota de fútbol e incandescente, cruzaba el firmamento de este a oeste, a una velocidad descomunal, aparentemente fuera de control y en una situación de caída libre.

El objeto volador no identificado (ovni), se perdió en el horizonte, pero segundos más tarde se sintió una explosión tremenda y las localidades salteñas de Aguas Blancas, Salvador Mazza, Los Toldos y Santa Victoria Oeste, temblaron, lo mismo que los conglomerados bolivianos de Tarija, Padcaya, La Mamora, Las Cañas y Bermejo, sólo por mencionar algunas.

Todo daba a entender que el extraño aparato se había estrellado en algún punto de la frontera binacional.

La Gendarmería Argentina, por disposición del jefe del Escuadrón 20 “Orán”, comandante Juan Nicasio Boari envió tres patrullas al parque nacional Baritú para dar con el ovni o lo que fuese que se había estrellado contra la tierra. De la misma manera, enviaron a aviones de la fuerza a sobrevolar la zona, lo mismo que determinaron las autoridades de la Fuerza Aérea Boliviana, que despacharon a la zona de probable impacto, escuadrillas aéreas y terrestres.

Un equipo de científicos de la Universidad Misael Saracho de Tarija, encabezado por el físico argentino Orlando Bravo, anunció que habían logrado determinar, con cierta certeza el punto de impacto, en territorio boliviano, en una cadena montañosa situada frente a la población argentina de Mecoyita, en Santa Victoria Oeste .

De inmediato, la Comisión Boliviana de Energía Nuclear envió a la zona a un equipo de científicos, al mando del capitán de corbeta, Francisco Mariaca.

Se organizó una expedición que partiría en un helicóptero militar boliviano y de la cual también formarían parte un periodista (el autor de esta nota) y el fotógrafo Luis Benjamín Arias, de El Tribuno. Cuando todo estaba dispuesto en el aeropuerto de Tarija para dar comienzo a la misión, aterrizó en la pista, una nave de la Fuerza Aérea Norteamericana, de la que descendieron el coronel John Simmos y el capitán John Heide, quienes se entrevistaron con el jefe de la base local, coronel Jorge Molina Suárez. Interrogados por la prensa, negaron que su presencia en Tarija tuviera que ver con el ovni. Y tras de permanecer dos horas en la localidad, abordaron su avión y se fueron.

Minutos más tarde, el coronel Molina informaba que el helicóptero de la expedición, se había descompuesto y que quienes quisieran participar de la misma, deberían hacerlo a pie, disponiendo para los voluntarios dos burros cargados con alimentos y carpas y una custodia militar encabezada por un teniente y cuatro soldados.

El Tribuno, el equipo de el doctor Orlando Bravo más el periodista porteño, de Canal 13, César Mascetti y su camarógrafo, Oscar Isse, partieron a pie. En el camino, los lugareños contaban que desde hace días una decena de helicópteros operaba en las montañas. Tras dos días de caminata, los expedicionarios llegaron a Mecoya, casi a 5.000 metros. Y al alcanzar el punto de impacto, encontraron un panorama desolador: un cerro, El Salle, totalmente destruido, con un cráter de 1.500 de longitud, 800 de ancho y unos 50 metros de profundidad. Rocas cristalizadas por el calor en su base, otras desplazadas en un área mucho mayor, pero nada más que eso. Los lugareños de Mecoya, contaron: “Si buscan restos de lo que cayó, ya se lo llevaron los gringos”.

FUENTE: http://www.eltribuno.info

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar