Ir al contenido principal

Así sería un viaje a través de un agujero negro

Esto es lo que veríamos si consiguiéramos atravesar uno de estos túneles cósmicos, en los que el espacio y el tiempo se deforman hasta lo inverosímil

No se trata de la interpretación de un artista, sino de una rigurosa simulación realizada con una supercomputadora programada para seguir fielmente las reglas de la Relatividad General. El resultado, obtenido por el astrofísico Andrew Hamilton, de la Universidad de Colorado en Boulder, es un vídeo de lo que veríamos si pudiéramos viajar a través de un agujero negro hasta un lugar cualquiera del Universo. Un viaje alucinante donde los haya. Y muy lejos, por cierto, del alcance de la tecnología actual.


Supongamos que queremos ir hasta Andrómeda, la vecina más próxima a nuestra galaxia, la Vía Láctea. Andrómeda se encuentra a dos millones de años luz de distancia de nosotros, lo cual significa que incluso si pudiéramos viajar a la velocidad de la luz (300.000 km./s), cosa que no podemos hacer, tardaríamos dos millones de años en llegar.

Sin embargo, la Física nos brinda otro modo (por lo menos en teoría) de alcanzar nuestro objetivo. Y ese modo no es otro que meternos de cabeza en un agujero negro, un lugar donde el espacio y el tiempo se deforman hasta lo inverosímil, para salir después por el otro extremo y emerger de un agujero blanco justo en el destino elegido.

Ahora, gracias a los esfuerzos de Hamilton (y aunque tal viaje no es posible con los medios actuales), podemos hacernos una idea bastante precisa de lo que veríamos si realmente pudiéramos atravesar uno de esos túneles espaciotemporales. Por supuesto, si nos zambulléramos de pie en un agujero negro de verdad nuestro cuerpo empezaría a estirarse como un espagueti, ya que la enorme gravedad tiraría de nuestros pies mucho más fuerte que de nuestra cabeza. Y eso si antes no quedamos vaporizados por los "chorros" energéticos que emanan del agujero. Pero Hamilton, en su visualización, da por hecho que el "viajero" está dotado de superpoderes y que sobrevivirá tranquilamente a la experiencia.

La imagen de todo el Universo
Lo primero que hay que hacer, pues, es dejarse atrapar por el agujero negro. La gravedad nos atraerá hacia él sin remedio hasta hacernos cruzar el horizonte de sucesos, el punto de no retorno y a partir del cual nada, ni siquiera la luz, puede dar marcha atrás.

Pero vayamos por partes. Primero atravesaríamos el horizonte exterior del agujero, donde la realidad nos sería aún bastante familiar, y seguiríamos en caída libre hacia el horizonte interno. Es allí donde las cosas empezarían a parecer realmente extrañas. Lo primero que veríamos sería un estallido luminoso procedente del mundo exterior. Una luz infinitamente energética y que contendría una imagen de la historia completa de todo el Universo.

Al ir acercándonos a la "salida", entraríamos en un "agujero de gusano", un lugar donde el flujo del espacio se invierte, y sentiríamos cómo empezamos a acelerar de nuevo, aunque esta vez hacia fuera. El agujero de gusano termina justo en la entrada de un "agujero blanco", que es una versión invertida de un agujero negro. Aquí, el espacio "cae" hacia fuera en lugar de hacia dentro, y a una velocidad aparente mucho mayor que la de la luz. Es el momento en que se produce otro destello de radiación, un flash luminoso que esta vez contiene la imagen de todo el futuro del Universo.

A medida que nos movemos a través del agujero blanco nos vamos aproximando a su horizonte exterior. Cuando lo alcanzamos se produce un tercer destello, pero esta vez lo que aparece es un nuevo universo, en una imagen que contiene la totalidad de su pasado. Si miramos a través del agujero blanco del que acabamos de salir podremos ver la imagen del antiguo universo.

En otras palabras, en nuestro viaje habríamos roto dos barreras: la del espacio y la del tiempo. Por eso, a nuestra espalda podríamos ver aún el Universo original del que procedemos. Y delante, un universo nuevo, réplica del anterior pero con nosotros en Andrómeda, a dos millones de años luz de nuestro punto de partida...



FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar

Cinco arriesgadas predicciones sobre el ser humano del futuro

Una iniciativa de BBVA reúne a 20 visionarios para imaginar cómo será la humanidad

En el libro titulado «El próximo paso: la vida exponencial» (que se puede descargar aquí), la iniciativa «OpenMind» de BBVA ha reunido a veinte expertos de referencia para analizar el potencial de tecnologías que hoy en día parecen ciencia ficción pero que podrían ser una realidad mañana.

Quizás por ser conscientes de que el primer paso para acercarse al futuro es pensar en él, los distintos autores profundizan en el campo de conocimiento de sus respectivas disciplinas (como la informática, la ingeniería o la biomedicina) para lanzar ideas y pronósticos que resultan muy provocadores. Además, reflexionan sobre las implicaciones éticas, sociales y medioambientales que tendrían.

En un mundo marcado por la explotación de los recursos naturales y bajo la amenaza del cambio climático, los autores hablan de una tecnología que puede ser un salvavidas para la Humanidad, pero solo si se implementa de forma corre…