Ir al contenido principal

La abducción en el río Pascagoula, EE.UU.


La abducción en Pascagoula es tal vez unos de los eventos más conocidos del fenómeno abducción donde las victimas alegan ser secuestrados por extraterrestres. En la noche del 11 de octubre de 1973, Charles Hickson 42 años, y Calvin Parker de 19 años de edad, compañeros de trabajo en un astillero, estaban pescando en el río Pascagoula, en Mississippi, EE.UU. Mientras pescaban frente de un muelle en un astillero abandonado, oyeron un zumbido o silbido, vieron luces intermitentes azules, e informaron que era una aeronave en forma de cigarro con una cúpula. El objeto tenía unos nueve a 12 metros de largo, y apareció de repente cerca de ellos.


La nave parecía levitar alrededor de 35 centímetros sobre la tierra. Se abrió una puerta en la nave, ellos dijeron, y salieron tres criaturas que medían un metro y medio de alto y apoderaron los hombres, y los flotaron o los levitaron dentro de la nave. Ambos hombres informaron haber sido paralizados y entumecidos. Parker se desmayó debido al miedo.



Describieron a las criaturas como humanoides en forma. La piel de las criaturas era pálida y arrugada, y no tenían ojos que los hombres pudieran discernir, y una raya por boca. Sus cabezas también aparecían conectadas directamente a sus hombros, sin cuello discernible. Había tres crecimientos "parecidos a zanahorias", uno en el lugar de la nariz, los otros dos por orejas normalmente. Los seres tenían pinzas como langosta en los extremos de sus brazos, y parecían tener sólo una pierna (Hickson más tarde describió el cuerpo abajo de las criaturas como si sus piernas estuvieran fusionadas o pegadas) que termina en pies como de elefante. Hickson también informó de que las criaturas se movían de manera mecánica, robótica.


En la nave, Hickson afirmó haber sido de alguna manera levitado o flotado unos pies sobre el suelo de la nave, y fue examinado por lo que parecía un ojo grande mecánico en forma de fútbol (como el balón de fútbol americano), entre 6 a 8 pulgadas de diámetro, que parecía escanear su cuerpo. Parker no podía recordar qué había pasado con él dentro de la nave, aunque más tarde, durante las sesiones de regresión hipnótica, ofreció algunos detalles brumosos. Los hombres fueron liberados después de unos 20 minutos y las criaturas los levitaron de nuevo a su posición original en la orilla del río.

Los dos hombres temblaban y estaban aterrorizados por lo que había sucedido. Afirmaron que se sentaron en un coche por unos 45 minutos, tratando de calmar sus nervios. Hickson bebió un poco de whisky. Después de una breve discusión, trataron de informar su historia a los funcionarios de la Base Aérea de Kessler, pero el personal les dijo que la Fuerza Aérea de Estados Unidos no tenía nada que ver con reportes de OVNIs, y sugirió que ellos notifiquen a la policía.



Alrededor de las 10:30 pm, Hickson y Parker llegaron a la oficina del sheriff en el Condado de Jackson, Mississippi. El sheriff Fred Diamond pensó que los hombres parecían sinceros y genuinamente asustados y pensó Parker estaba especialmente temblando, pero albergaba dudas acerca de esa historia fantástica, debido a la admisión de Hickson de haber consumido whisky.

Diamond entrevistó los hombres, quienes relataron su historia. Después de repetidos interrogatorios, Diamond dejó a los dos hombres solos en un cuarto equipado con un micrófono oculto que era desconocido por Hickson o Parker. El sheriff Diamond determinó que si la pareja había inventado esa historia, ellos iban a cambiar sus actitudes y conversaciones cuando estén solos. Hickson y Parker, sin embargo continuaron discutiendo la abducción y sus efectos sobre ellos. Esta supuesta llamada "cinta secreta" está archivada en el departamento del Sheriff del Condado de Jackson, y está disponible para los investigadores para escuchar.

Sus conversaciones fueron a lo siguiente, (traducido):

PARKER: Tengo que llegar a casa e irme a dormir u obtener pastillas para los nervios o ver un médico o algo así. No puedo soportarlo. Estoy a punto de volverme medio loco.

HICKSON: Te digo, cuando terminemos con esto, te voy a conseguir algo para que recuperes y puedas dormir un maldito poco.

PARKER: No puedo dormir todavía como debido. Estoy casi volviéndome loco.

HICKSON: Bueno, Calvin, cuando te sacaron y cuando me sacaron de esa cosa, maldita sea, me gustaría saber cómo demonio tú te tranquilizaste.

PARKER dijo con su voz alzada: "Mis malditos brazos, mis brazos, recuerdo que sólo se congelaron y no podía moverme. Como si me hubiera parado encima de una maldita serpiente de cascabel."

HICKSON suspiró: "Ellos no me lo hicieron así”.

Ahora los dos hombres hablaban entre ellos mismo.

PARKER: Perdí el conocimiento. Espero que nunca pierda la consciencia en toda mi vida.

HICKSON: Nunca he visto nada así antes en mi vida. No se puede hacer que la gente lo crea.

PARKER: No quiero seguir aquí sentado. Quiero ver a un médico.

HICKSON: Más vale que despierten y empiecen a creer,... lo mejor es que empiecen a creer.

PARKER: ¿Viste como esa maldita puerta subió hacia arriba?

HICKSON: No sé cómo se abrió, hijo. No sé.

PARKER: Simplemente la puerta subió y, enseguida esos hijos de puta rápidamente salieron.

HICKSON: Lo sé. No se puede creer. No se puede hacer que la gente lo crea.

PARKER: Me paralicé en ese momento. No me podía mover.

HICKSON: No lo van a creer. Ellos van a creerlo uno de estos días. Podría ser demasiado tarde. Yo sabía que había gente de otros mundos allá arriba. Lo sabía desde el principio. Nunca pensé que eso me iba suceder.

PARKER: Usted sabe muy bien que yo no bebo.

HICKSON: Yo lo sé, hijo. Cuando llegue a casa voy a darme otro trago, me hace dormir. Mira la razón por qué estamos sentados aquí. Tengo que ir a decírselo a Blanche... ¿qué estamos esperando?

PARKER (pánico): Me tengo que ir a casa. Me estoy enfermando. Tengo que salir de aquí.

Entonces Hickson se levantó y salió del cuarto, y Parker se quedó solo.

PARKER, hablando con él mismo mientras solo en el cuarto: “Es difícil de creer. . . Oh Dios, es horrible... Sé que hay un Dios allá arriba...

Al ver que la policía se mostraron escépticos de su historia, Hickson y Parker insistieron de tomar un detector de mentiras (polígrafo) para demostrar su honestidad.

El día siguiente, Parker y Hickson regresaron a sus vidas normales. Los rumores sobre la abducción se habían extendido. Un abogado de la compañía en el astillero donde trabajaban Parker y Hickson sospechó que la historia podría merecer una pequeña fortuna, y discutió ampliamente la historia. Al 13 de octubre, reporteros de varias agencias de noticias llegaron a escribir relatos del evento, que recibió la atención internacional. Dr. J. Allen Hynek fue uno de los que llegaron a investigar.

El entusiasmo y la controversia continuaron por varias semanas. Parker sufrió un colapso mental o crisis nerviosa, y se recuperó en un hospital llamado “Mississippi Community Hospital” en el condado de Jones. Parker ha evitado la mayoría de la atención del público desde el evento. Hickson apareció en el “talk show” de Dick Cavett en enero de 1974, y habló en las conferencias ocasionales de OVNIs; ha co-escrito un libro sobre el evento con William Méndez, titulado “UFO contact at Pascagoula” (Contacto Ovni en Pascagoula).


En una entrevista varios años después del evento OVNI, Hickson especuló que Parker le fue peor después del encuentro porque nunca había experimentado previamente una prueba profundamente alarmante. Mientras Hickson describió el encuentro OVNI como el acontecimiento más terrible en su vida, también señaló que había visto combate en la Guerra de Corea, y que por lo tanto tenía cierta familiaridad con una experiencia aterradora. El joven Parker, en cambio, nunca había sufrido un terrible encuentro, y mucho menos un enfrentamiento bizarro con algo que no estaba supuesto de existir.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar