Ir al contenido principal

Los rusos ya descubrieron agua en la Luna en 1976


La última misión soviética a nuestro satélite natural regresó a la Tierra con minerales ricos en agua, pero el hallazgo fue completamente ignorado en Occidente, según un nuevo estudio

Hasta hace no tanto, la idea que teníamos de la Luna era la de un lugar árido y seco. En 2009, sin embargo, la NASA abrió un nuevo capítulo en el conocimiento sobre nuestro satélite natural al hacer estallar una sonda, la LCROSS, en el polo sur lunar, en un cráter llamado Cabeus. La nube de materiales provocada por el impacto del artefacto permitió a los científicos comprobar no solo que, en efecto, había agua ahí arriba, sino que ésta existía en grandes cantidades. Este hallazgo quizás podría haberse realizado antes si el mundo hubiera tenido en cuenta un hallazgo de la misión Lunar-24, la última que la Unión Soviética envió a la Luna, pero su trabajo fue completamente ignorado en Occidente, según afirma Arlin Crotts, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, que ha publicado sus conclusiones en arXiv, el archivo para borradores electrónicos de artículos científicos.

La posibilidad de la existencia de agua en la Luna ha entusiasmado a los científicos y aficionados a la ciencia ficción desde hace décadas. Su presencia sería un factor importante si alguna vez el ser humano decide instalarse allí una larga temporada. Las misiones Apolo trajeron unos 300 kilos de rocas de la Luna, pero los científicos pensaron que se habían contaminado en la Tierra. Incluso se creía que los canales vistos sobre la superficie lunar fueron hechos por la lava, no por agua. Para los americanos, la Luna estaba seca.

Sin embargo, los soviéticos consiguieron sacar sus propias conclusiones. Al parecer, según describe Crotts, los rusos encontraron evidencias de agua en rocas lunares en 1976, cuando la sonda Luna-24 aterrizó en la superficie lunar. La nave perforó a unos 2 metros de la superficie, extrajo 300 gramos de roca y regresó a la Tierra. Un equipo de científicos soviéticos analizó la muestra y encontró rastros inequívocos de agua. El resultado fue publicado en 1978 en una revista científica especializada rusa, «Geokhimiia», incluso en inglés, pero fue completamente ignorado en occidente. Y hoy en día ha sido olvidado. «Ningún otro autor ha citado jamás este trabajo», dice Crott (The Physics arXiv Blog).

Resulta curioso, ya que varios científicos, incluido el premio Nobel de química Harold Urey, ya habían predicho desde 1950 que el agua helada podía ser encontrada en los cráteres de los polos lunares, que están permanentemente en la sombra. Si el hallazgo ruso hubiera sido tomado en serio, la existencia de agua en la Luna quizás habría sido confirmada antes.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar