Ir al contenido principal

El batallón de meteoros que atravesó un cuarto de la Tierra

Científicos recrean cien años después uno de los más espectaculares eventos astronómicos jamás vistos, cuando cientos de bolas de fuego volaron durante más de 11.200 km desde el oeste de Canadá hasta las costas atlánticas de Brasil

El 9 de febrero de 1913, hace ahora un siglo, se produjo uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares jamás registrados. Una gran procesión de meteoros iluminó el cielo cuando se abrió paso a través de la atmósfera de la Tierra. Las bolas de fuego fueron vistas en gran parte de EE.UU., desde Toronto a Pensilvania y Nueva York, e incluso aparecieron testigos del avistamiento en lugares tan lejanos como el oeste de Canadá y las Bermudas.

Pero no se quedaron ahí. Cuando se cumple el centésimo aniversario de este evento, los astrónomos Don Olson, de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), y Steve Hutcheon, de la Agrupación Astronómica de Queensland, (Australia), publican una investigación en la revista Sky&Telescope, en la que aseguran que el batallón que cruzó el cielo llegó aún más lejos de lo que se conocía hasta ahora. En total, según han concluido los científicos, los meteoros recorrieron al menos 11.000 km.


Estas procesiones de luces se producen cuando una roca espacial que roza la Tierra se rompe al entrar en la atmósfera, creando múltiples meteoros que viajan en trayectorias casi idénticas. En lugar de caer en picado a través de la atmósfera y quemarse en uno o dos segundos, como a menudo se observa en las lluvias de estrellas normales, estas bolas de fuego viajan casi horizontalmente, casi paralelas a la superficie de la Tierra. Cada miembro de una procesión de meteoros puede permanecer visible para el observador durante un minuto, y la procesión entera puede tardar varios minutos en pasar.

La procesión de meteoros, descrita desde Ontario

La noche del 9 de febrero de 1913, la deslumbrante procesión de meteoros cruzó sobre Canadá y el noreste de Estados Unidos viajando del noroeste a sureste. El astrónomo Clarence A. Chant de la Universidad de Toronto recogió los relatos de los atónitos testigos y resumió: «Para la mayoría de los observadores, la característica más destacada de este fenómeno fue el movimiento lento y majestuoso de los cuerpos, y casi igualmente destacable fue su perfecta formación». Cientos de meteoros fueron observados tan al oeste como en Saskatchewan, Canadá, y tan al este como las Bermudas, a una distancia de más de 3.800 kilómetros. En los años que siguieron, informes adicionales desde Alberta, Canadá, y un barco frente a las costas de Brasil amplió el rango confirmado de la procesión de meteoros a más de 9.600 kilómetros.

Desde la costa de Brasil
Al escribir sobre la procesión en la revista Nature en 1916, William F. Denning señaló que «una trayectoria tan extendida no tiene parangón en esta rama de la astronomía. Otros informes de navegantes en el sur del Océano Atlántico podrían demostrar que el vuelo observado fue aún mayor». Más tarde, Denning indicó en la revista de la Real Sociedad Astronómica de Canadá, que, de acuerdo con el avistamiento del barco más distante conocido, los meteoros «todavía tenían fuerza... y podrían haber seguido su carrera luminosa lejos sobre el Océano Atlántico Sur».

Olson y Hutcheon decidieron consultar una amplia gama de material de archivo en Inglaterra y Alemania y descubrieron siete informes de buques frente a las costas atlánticas de Brasil, todos hasta ahora desconocidos, que extendían la pista de los meteoros hasta 1.609 km. «Es es el mapa más completo de este fenómeno que jamás se haya compilado», aseguran los autores.

El batallón de meteoros cruzó más de 11.265 km, «más de una cuarta parte del camino alrededor del mundo. ¡Es un evento de meteoros casi increíble!», dice Olson.

Por desgracia, el destino final de esta espectacular procesión de meteoros nunca se sabrá. «Desaparecieron en el oscuro Atlántico Sur, fuera de las rutas marítimas muy transitadas», indica Olson. A saber hasta dónde llegaron, ya que el grupo todavía volaba con fuerza cuando fue visto por el último barco.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…