Ir al contenido principal

¿Alienígenas en Alfa Centauri?: Para qué Hawking y Zuckerberg quieren "lanzar un iPhone al espacio"


El analista Borislav Kozlovski examina las dificultades con las que se va a encontrar el proyecto Starshot a la hora de buscar vida alienígena en otra galaxia.

La semana pasada, el científico Stephen Hawking, el director de Facebook, Mark Zuckerberg, y el multimillonario ruso Yuri Milner anunciaron un proyecto revolucionario: planean lanzar miles de naves espaciales miniaturizadas rumbo al sistema estelar Alfa Centauri con el fin de alcanzar un planeta habitado por vida alienígena en los próximos 20 años. En su nuevo artículo para el portal Slon, el analista Borislav Kozlovski examina las dificultades con las que se va a encontrar esa iniciativa y las probabilidades que tiene de triunfar.

Leer más
La señal 'Wow': el caso de las ondas extraterrestres podría ser resuelto
El experto hace hincapié en que la humanidad ya tiene "toda la tecnología necesaria para el viaje interestelar", según afirma Yuri Milner, gracias a la revolución en la electrónica, que permite hacer "sistemas complicados en miniatura".

Así, el plan indica que "no volarán los cosmonautas, ni siquiera satélites artificiales como New Horizons", sino miles de pequeñas sondas. Cada uno de estos vehículos tendrá "el tamaño de un sello de correos, pesará alrededor de un gramo y no costará más que un iPhone", resalta Borislav Kozlovski.

No todo es tan fácil: problemas que hay que resolver

"Si todo es tan fácil y barato, ¿por qué no se ha hecho antes? ¿Qué impidió organizar un lanzamiento de prueba hace una década" —aunque fuera con "uno o dos dispositivos"— y no a un lugar tan lejano, "sino a Marte, a la velocidad que alcanza una simple sonda interplanetaria?", se pregunta este columnista.

Kozlovski explica que, para llevar a cabo el proyecto, "vamos a tener que aprender a utilizar lo que ya inventamos hace mucho tiempo". Por ejemplo, en el sitio web Breakthrough Prize ya ha aparecido una lista con problemas de ingeniería que hay que resolver en primer lugar.

Uno de los impedimentos es la transmisión de gran cantidad de electricidad por las líneas de transmisión de energía y, aunque normelmente ningún físico definiría que es "un problema científico fundamental", ahora "de esto depende cuándo volaremos hacia las estrellas", comenta este columnista.

Vamos a tener que aprender a utilizar lo que ya inventamos hace mucho tiempo
Para Kozlovski, el desafío no solo consiste en alcanzar un sistema estelar cercano, sino también "mostrarnos cómo es", con lo cual otro problema existencial será la manera de enviar las imágenes.

De momento, el plan es que cada aeronave disponga de un chip transmisor con una potencia de un vatio, mientras que para recibir la señal se tendrá que organizar un gran matriz de radiotelescopios.

No todo es tan difícil: problemas que no hay que resolver

Por otro lado, este experto indica que muchos de los "problemas clásicos" que se deben solucionar antes de lanzar un satélite común pasan a un segundo plano.

Así, al ser una misión no tripulada, "el paso a través de los cinturones de radiación no es tan preocupante" ni es necesario "duplicar varias veces todos todos los módulos críticos para evitar "sorpresas poco probables" debido a que, aunque 9 de cada 10 unidades no cumplan su cometido no significará el fracaso de la misión, opina Kozlovski.

"Lanzar un iPhone al espacio"

Para finalizar, Borislav Kozlovski observa que el proyecto Starshot pone en duda la tradición de "desarrollar dispositivos altamente fiables para el espacio" y destaca que la financiación del proyecto corre a cargo de personas que ganaron su fortuna gracias a Internet —como Milner y Zuckerberg—, quienes "quieren lanzar al espacio algo como un iPhone" y, si una de las naves se rompe, "es más fácil y menos costoso producir otra que repararla".

FUENTE: RT NOTICIAS

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar