Ir al contenido principal

Ufología: Las Pruebas Fehacientes



De Roswell a Hoy

Si bien algunos ufólogos afirman que el fenómeno OVNI pudo haber sido observado por antiguas civilizaciones, el comienzo de la historia de la ufología moderna inicia con el acontecimiento más destacado de todos los tiempos: el incidente de 1947 en Roswell, Nuevo México.
Los ufólogos sostienen que el incidente se trató de la colisión de un OVNI donde EEUU habría encontrado extraterrestres y tecnologías alienígena, mientras que los informes de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), afirmaron lo encontrado fue un vuelo del proyecto secreto Mogul: investigación con el fin de vigilar la actividad nuclear de la Unión Soviética. La década de 1950 mantuvo un aumento de avistamientos, como los ocurridos en España y Francia, en la primavera de 1951. El ufólogo francés Aimé Michel, descifró que las distintas locaciones de avistamientos podían unirse en una disposición radial (método denominado ortotenia) siendo éste un patrón ajustable a un esquema científico, que sugería una inteligencia detrás de los fenómenos. En julio de 1952, hubo avistamientos sobre territorio norteamericano registrados por el radar del Aeropuerto de Washington D.C. Luego, el astrónomo Allen Hynek participó en tres importantes estudios: Project Sign (1947–1949), Project Grudge (1949–1952), y Project Blue Book (1952–1969). A pesar de estos estudios, los resultados oficiales fueron que no existían pruebas de que los objetos clasificados como no identificados correspondieran a naves extraterrestres. Entre 1973 y 1974, surgieron dos movimientos sectarios, desarrollándose en más de 84 países: El Raeliano, creado por el francés Claude Vorilhon (Rael), presunto portavoz de la raza alienígena Elohim; y la misión Rahma, liderada por Sixto Paz, quien aseguraba haber tenido contactado con seres de Ganímedes, luna de Júpiter. A fines de 1978, una de las Asambleas Generales de la ONU aceptó debatir el enigma de los ovnis. Sin embargo, el comité de estudios especiales no llegó a formarse. La última gran noticia internacional en la historia de la ufología moderna aparece en 1999, con el denominado Informe Cometa que pretendía ser el aporte de un grupo de ex cadetes del Instituto francés de Altos Estudios de la Defensa Nacional, afirmando la existencia de naves extraterrestres.


Encuentros Cercanos


Encuentro cercano es la denominación que se ha dado a todo aquel acercamiento ocurrido entre un ser humano y un OVNI, pudiendo esta circunstancia variar en cuanto a la proximidad y el modo en que sucede.
Fue el astrónomo y ufólogo Allen Hynek, miembro de diversos proyectos de la Fuerza Armada de Estados Unidos para la investigación del fenómeno OVNI, quien creó esta definición en 1972. Hynek estableció una clasificación para este tipo de eventos, según la cual podían producirse encuentros de primer, segundo o tercer tipo. Una categoría previa estaba compuesta por los avistamientos realizados desde una distancia de más de 150 metros del testigo y por las visualizaciones de objetos y su simultánea detección en un radar (visual – radar). Estos fenómenos eran considerados como “luces nocturnas”, “discos diurnos”, etc., pero no ingresaban estrictamente en la clasificación de encuentros cercanos, toda vez que dicha distancia incrementaba la posibilidad de confusión por parte del testigo, con fenómenos meteorológicos o siderales (como la caída de un meteorito), aeronaves terrestres u otros. A la escala creada por Hynek, se fueron agregando posteriormente modificaciones, a medida que se incrementaban los casos documentados. El ufólogo Ted Bloecher, por ejemplo, propuso una subdivisión en siete subtipos, para los encuentros cercanos del tercer tipo. También se sumaron nuevas categorías a la clasificación original, llegando a contarse siete tipos de encuentros cercanos, pero las mismas no fueron aceptadas por la totalidad de los ufólogos a nivel mundial.


Primer Tipo


Más allá de los avistamientos lejanos, definidos generalmente por una distancia superior a los 150 metros y excluidos de la categorización de un encuentro cercano, existen distintos niveles de contacto con fenómenos extraterrestres.
En la escala de los tres tipos básicos de encuentro cercano, definida por el astrónomo y estudioso del fenómeno OVNI Josef Allen Hynek durante la década de 1970, se clasifica como un encuentro cercano del primer tipo al contacto determinado por la abrupta aparición en el cielo de un objeto volador imposible de identificar con algún artefacto tecnológico terrestre. Así, un observador casual puede toparse con el avistamiento de una o varias piezas luminosas en el cielo. Las formas y colores de las mismas pueden ser tan variadas como enigmáticas, moverse lenta o vertiginosamente, aparecer y desaparecer sobre distintos puntos del firmamento, respondiendo siempre a un patrón de conducta no relacionado con máquinas o fenómenos previamente conocidos, como aviones, helicópteros, estrellas fugaces, o efectos óptico-climatológicos. Entre las diferentes categorías de contactos, el avistamiento a la distancia de un objeto volador no identificado, representa probablemente la más profusa de las experiencias catalogadas a nivel mundial. Existen múltiples episodios de este tipo, atestiguados por sus propios protagonistas, en los informes desclasificados sobre el estudio de OVNIS en Inglaterra y Estados Unidos. A solas o en compañía de mucha gente; en las montañas alejadas o en el mar abierto; en plena ciudad o en el campo; los relatos de avistamientos del primer tipo se dan a lo largo y ancho del planeta. Cuando un sujeto es testigo del comportamiento errático de uno o más objetos voladores no identificados, y si éstos no realizan una mayor aproximación o acrobacia de acercamiento, entonces se constituye lo que ha sido denominado como un encuentro cercano del primer tipo.


Segundo Tipo


Dentro de la escala de los tres tipos de encuentros cercanos básicos, definida por Josef Allen Hynek, corresponde al encuentro cercano del segundo tipo toda experiencia de contacto con un objeto volador no identificado, plausible de ser corroborada por algún grado de evidencia concreta.
La categoría de segundo tipo comprende así a todos aquellos contactos establecidos entre un observador humano y un fenómeno extraterrestre, siempre que éste último deje algún rastro físico, capaz de ser medido o determinado de manera fehaciente. El incidente involucra a un testigo ocular, en primera instancia, y a una prueba, en segunda, que permite dar sustento al testimonio. Ante la actividad de un objeto volador no identificado, sea durante maniobras de vuelo, aterrizaje o despegue, se han reportado un sinfín de sucesos colaterales, tan diversos como profusos. Desde eventos efímeros, como la inestabilidad de la tensión eléctrica, o los cortes en la recepción de ondas radiales, hasta profundas huellas en los campos sembrados o figuras misteriosas talladas sobre la tierra, estos encuentros siempre dejan evidencias de su existencia. Alrededor del mundo, las pruebas se cuentan por miles. Ya sea a través de videos o fotografías, aunque también abundan las pericias científicas, los encuentros cercanos del segundo tipo han sido debidamente documentados una y otra vez. Personas con episodios de parálisis temporaria; animales asustados, mutilados o heridos; motores a explosión o eléctricos, de todo tipo, que repentinamente dejan de funcionar; perdidas agrícolas millonarias por la quema de campos expuestos a extrañas radiaciones y altas temperaturas; radares militares fuera de servicio e incidentes aéreos… situaciones extraordinarias con un mismo rasgo en común: todas ellas sucedieron a la actividad de un objeto volador no identificado en un área determinada.


Tercer Tipo


El tercer y último tipo de encuentro, en la escala de los tres tipos básicos de encuentros cercanos definidos por el profesor Josef Allen Hynek, corresponde al evento que involucra el avistamiento de un objeto volador no identificado y el ser biológico que lo tripula, sea ya que éste se encuentre dentro o fuera del vehículo, más cerca o más lejos del observador.
Si bien los relatos sobre este tipo de encuentro no suelen estar acompañados de una prueba fehaciente, los testimonios recogidos a lo largo y ancho del mundo permiten establecer patrones comparativos, de modo que la veracidad de un episodio resulta en algún grado contrastable con experiencias comunes. Entre las experiencias registradas a lo largo de la historia, los encuentros cercanos del tercer tipo son los menos cuantiosos. Resulta ser un nivel de contacto no tan general como pueden suponerlo los del primer y segundo tipo, en virtud de la proporción que representan sobre el total de contactos establecidos. Desde la observación distante de luces o formas erráticas sobre el firmamento, hasta la contemplación de entidades físicas extraterrestres, los diferentes tipos de encuentros definen un grado de contacto entre un visitante y un terrícola. Para no presuponer lo que resulta imposible saber, a la hora de definir esta categoría, el astrónomo Heynek evitó referirse al avistamiento del ser tripulante como a un contacto extraterrestre o alienígeno, ya que no era rigurosamente correcto adjudicarle procedencia alguna a ningún ser extraño. En su lugar, se refirió a la tripulación de una nave como entidad biológica. Años más tarde, otro estudioso del fenómeno OVNI, el investigador Tod Bloecher, propuso subdividir los encuentros del tercer tipo en siete categorías distintas, distinguiendo las situaciones en que el contacto podía establecerse: con el ser dentro del artefacto volador, fuera de él, entrando y saliendo, entre otras. No obstante, la ufología ortodoxa no los interpreta como convenientes.


Cuarto Tipo


Los tres tipos básicos de encuentros cercanos definidos por la escala del astrónomo Josef Allen Hynek, establecieron taxativamente las situaciones más relevantes surgidas de los estudios sobre la experiencia de contactados a nivel planetario.
No obstante, la categoría de encuentro cercano del tercer tipo sufrió, con el correr de los años, distintas subdivisiones tendientes a profundizar los diferentes aspectos que un contacto con vida extraterrestre puede evidenciar. Una de las categorizaciones más famosas estuvo en manos del ufólogo Tod Bloecher, quien sugirió una clasificación de siete categorías para un encuentro cercano del tercer tipo. Si bien la aceptación de esta propuesta no fue homogénea, sí dio lugar al establecimiento de dos nuevos niveles de encuentros, más o menos aceptados a nivel mundial: el del cuarto y el del quinto tipo. Un encuentro cercano del cuarto tipo representa también un contacto físico con un ser biológico presuntamente extraterrestre, aunque supone un grado tal de interacción con el mismo, que el sujeto observador tiene la posibilidad de viajar física o astralmente dentro de su nave. Existen dos grandes categorías para este tipo de encuentro. La primera está representada por la acción conciente y voluntaria del observador, que accede a subir y viajar en las naves intergalácticas; incluso existe una variante que propone este mismo accionar, pero a nivel psicológico, mediante un estado de transe o hipnosis, que permite al contactado realizar esta experiencia sin moverse físicamente del lugar en el que se encuentra. La segunda variante está constituida por un hecho violento o compulsivo, en el que el observador es obligado a participar de la experiencia contra su voluntad; se trata de un secuestro, al que técnicamente se define como abducción. Tanto como en los viajes voluntarios, las abducciones también pueden ser astrales, en cuyo caso, la mayoría de los recuerdos sólo son recuperables a través de la regresión mediante hipnosis.


Quinto Tipo


Más allá de la escala original determinada por el profesor Hynek, dos nuevas categorías de contactos fueron abrigadas por los estudiosos del fenómeno OVNI, a la hora de analizar los estudios que relevan las distintas experiencias de contacto a nivel planetario.
Así, el encuentro cercano del quinto tipo representa una de las experiencias más raras y difíciles de encontrar: el contacto, ya sea físico o psíquico, a través de una comunicación inteligente entre un humano y una entidad biológica presuntamente extraterrestre. El quinto tipo de encuentro es una categoría propuesta por el investigador Steven M. Creer, fundador de un importante proyecto que pretende develar una supuesta conspiración gubernamental, perpetrada a través del ocultamiento de datos vinculados a la existencia de objetos voladores no identificados en la Tierra. La polémica suscitada a raíz de este tipo de encuentros no es menor. Se trata de hechos difícilmente comprobables y sus protagonistas, aduciendo razones intrínsecas a la experiencia, suelen presentar algún tipo de desorden o desorientación temporal. En la mayoría de los casos, las personas que han establecido algún tipo de comunicación con seres biológicos inteligentes no humanos han recibido importante información, que permite tener algún conocimiento sobre datos relativos a la especie que los contacta, o eventos que se dieron, dan, o darán en la Tierra. Son muchos los que afirman entablar grandes períodos de contacto, tiempo en el que las distintas entidades se presentan, incluso dando a conocer sus nombres, para intercambiar mensajes u ofrecer enseñanzas. Cuando un contacto telepático o físico perdura a través del tiempo, entonces la persona en cuestión se llama así misma contactada. Es frecuente encontrar contactados que han llegado a escribir varios libros con los mensajes resultantes de sus encuentros cercanos del quinto tipo.



Tipos de Extraterrestres


Toda forma de vida originada más allá de los límites del planeta Tierra, desde el más básico organismo celular, al más complejo sistema biológico, es denominada por la ciencia como vida extraterrestre. El término no es exclusivo del acervo científico, y ha sido acuñado también por los estudiosos del fenómeno OVNI.
La Exobiología es una rama de la ciencia que se dedica a la investigación de la vida más allá de los límites del planeta Tierra y que formula dos hipótesis básicas al respecto: que la existencia de vida extraterrestre es posible en formas elementales, especialmente bacterianas; y que probablemente la vida se gesta en distintos sitios del universo para luego expandirse y desarrollarse en otros planetas. Más allá de las ciencias, subrogados a un estado pseudo científico, se encuentran los estudios ufológicos, que no tienen otro remedio más que lidiar con una investigación difícilmente comprobable desde un marco metodológico y científico. Dado el campo de estudio sobre el que actúan, los investigadores del fenómeno OVNI no pueden superar el estadio de las conjeturas o hipótesis, las que por lo general se sirven de afirmaciones irrefutables y por lo tanto no científicas. Sin embargo, científicos y no científicos coinciden en señalar que en un universo infinito, en franca expansión, poblado por trillones de galaxias, con sus respectivos planetas y soles, postular a la raza humana como la única forma de vida inteligente es, al menos, improcedente. De los estudios recopilados a través del testimonio mundial sobre encuentros con seres extraterrestres, se desprende que la Tierra ha sido visitada por al menos unas 50 especies de criaturas no terráqueas. En virtud del material sugerido, es posible distinguir los aspectos de las razas alienígenas más características.


Cefalopoide


Los seres catalogados como Cefalopoides corresponden a la genealogía de los Zoomórficos, aunque se distinguen por mimetizarse particularmente con animales cefalópodos, como el calamar o el pulpo.
Los testimonios no son abundantes, aunque dan cuenta de seres de color verdoso, con tentáculos y colmillos muy largos. En su cabeza, que es casi tan grande como el resto de su cuerpo, posee un único ojo y en ocasiones se lo describe con orejas. Esta clase de entidades es reconocible en los albores de la ciencia ficción, cuando se constituyó como un clásico de la iconografía alienígena. Si bien su parentesco con los cefalópodos sitúa a los Cefalopoide en ambientes marinos, han sido también reportados en riveras y zonas pantanosas.


Humanoides


Humanoides es el nombre con el que se designa a una extensa gama de seres extraterrestres con aspecto humano, desde una perspectiva abiertamente antropomórfica.
Se trata del tipo de ser biológico más descrito a través de los relatos recogidos en los informes de investigación sobre el fenómeno OVNI, también muy popularizado por la ciencia ficción de todos los tiempos. Desde un punto de vista estético, los Humanoides son tan parecidos a un humano, que pueden pasar inadvertidos ante la vista de cualquier persona desprevenida. En general han sido caracterizados como seres de piel muy pálida, ojos y cabellos claros, de contextura estilizada y más bien altos. Son seres espiritualmente muy evolucionados, con conocimientos tecnológicos imposibles de comprender para nuestra ciencia, y con una actitud benevolente hacia nuestra raza. Existen hipótesis que plantean la posibilidad de que razas Humanoides hayan prestado porciones genéticas para la creación de los humanos.


Hombrecillos Verdes


La topología extraterrestre de los denominados Hombrecillos verdes, traducción del término inglés original Little green men, refiere a seres de aspecto humanoide, pero de un tamaño bastante menor al de los humanos, característicamente verdes, con cabezas muy grandes en proporción con el resto del cuerpo, y que pueden o no contar con antenas.
Este tipo de ser extraterrestre no es famoso tanto por los relatos de encuentros cercanos como por los de la ciencia ficción. Los testigos que han descrito un contacto con hombrecillos verdes son pocos, y todos lo han hecho con posterioridad a la creación de películas y libros que narraron y popularizaron su existencia, adjudicándoles un origen puntualmente marciano. Puede decirse que la noción de estos seres proviene más de la mitología de la antigua Europa, que de su avistamiento en la tierra.


Grises


Se denomina Grises a una de las categorías de seres extraterrestres más profusa en los relatos recogidos a través de los informes sobre el fenómeno OVNI.
Se trata de una raza de aspecto humanoide, con la piel grisácea, cabeza y ojos muy grandes; las orejas, la nariz y labios resultan ser muy pequeños, y su contextura física es delgada y alargada. Los testimonios hablan de al menos tres tipos diferentes de seres grises, cada uno de ellos con un origen planetario distinto, variando su estatura entre los 90 centímetros, 1.5 metros, y 2 metros. Los ufólogos atribuyen a este tipo de seres una inteligencia muy superior a la humana, con capacidades psíquicas y telepáticas, y sin el menor rastro de emoción. Son protagonistas de la mayoría de los relatos referidos a abducciones y experimentación genética con hombres, por lo que son considerados extremadamente hostiles.


Nórdicos


Los seres denominados Nórdicos corresponden a la rama genealógica de los Humanoides, aunque con algunos aspectos particulares.
A lo largo de los testimonios recogidos por los informes sobre el estudio OVNI, estos seres son caracterizados como humanos, de piel blanca, cabello rubio y largo, con ojos claros muy rasgados. Han sido descritos como seres hermosos y de una contextura física atlética. En general se han presentado vistiendo trajes blancos de una sola pieza ajustada al cuerpo. Se supone que proceden de las Pléyades y Venus, y que han estado en contacto con los seres humanos desde los tiempos bíblicos. Los testimonios sobre encuentros cercanos con los seres Nórdicos permiten atribuir a esta especie un alto grado de inteligencia y un profundo interés por la raza humana.


Humanoides Gigantes


Los Humanoides gigantes también corresponden a la rama de los seres extraterrestres similares en apariencia a los humanos
A través de los relatos vertidos en los informes sobre el estudio OVNI, es posible saber que se trata de criaturas muy grandes, con una estatura promedio cercana a los 3 metros, a veces de piel y cabellos muy blancos, otras veces con cabellera y ojos notoriamente oscuros. Estudios comparativos han vinculado a este tipo de ser con los que han retratado múltiples pinturas rupestres en cuevas y piedras prehistóricas, en donde aparecen representados por cuerpos exuberantemente enormes y cabezas cubiertas por escafandras. Algunos ufólogos también los han relacionado con personajes bíblicos, o los titanes de la mitología clásica.


Zoomórficos


Los seres extraterrestres llamados Zoomórficos, son descritos a través de una topología que engloba un extenso grupo de seres híbridos de humanos y animales terrestres.
Los testimonios del informe sobre ufología a nivel mundial cuentan con la aparición de este tipo seres en la minoría de los casos. Sin embargo, las referencias a encuentros con extraterrestres de apariencia entre animal y humana, abundan. Con aspecto de monos, reptiles, peces o insectos, los seres zoomórficos combinan características de dos o más especies terrícolas. El caso más resonante entre la opinión pública moderna da cuenta del Chupacabras, criatura zoomórfica a la que se le adjudican innumerables ataques a rebaños y manadas, disecando animales, extrayéndoles hasta la última gota de sangre.


Reptilianos


Los seres denominados Reptilianos son una clase particular de la genealogía zoomórfica.
La mayoría de los ufólogos coinciden en señalar que el número de testimonios acerca de su existencia es relativamente bajo, y circunscrito a territorio norteamericano. En general, se concluye que los episodios vinculados a la aparición de seres Reptilianos son un producto del acervo cultural estadounidense, sobre todo. Las criaturas humanoides con características de reptil son íconos de la ciencia ficción, desde donde fueron clásicamente representadas como entidades malignas. Sin embargo, existen investigaciones que plantean la existencia de entidades reptilianas desde mucho antes, aún, que la prehistoria humana. Tiempos desde los cuales han acompañado la evolución planetaria, en estrecho contacto con nuestros antepasados y otras especies.


Insectoides


La clase zoomórfica de seres Insectoides está determinada por entidades con aspecto y características de insectos.
Se los describe generalmente con rasgos muy agresivos y conductas primitivas, hostiles hacia cualquier otra forma de vida. Se los vincula con capacidades propias de un insecto, como poder vivir en ambientes extremadamente inhóspitos, reproducirse a niveles vertiginosos, y devastar todo aquello con lo que se tope en su camino, devorando como una plaga. Existen hipótesis que suponen un origen extraterrestre de distintas especies de insectos terrícolas, incluso de su interacción con entidades Insectoides ocasionalmente. Cierta trascendencia tuvo el caso del hombre polilla, especie Insectoide a la que los investigadores llaman Aldoriana Tetraiana.


Xenomórficos


Con el nombre de Xenomórfico, se denomina a una categoría de seres extraterrestres con formas imposibles de definir, ya que sus fisonomías no se corresponden con la de ningún ser viviente conocido en el planeta.
A este tipo de seres corresponden la menor cantidad de testimonios sobre encuentros cercanos a nivel mundial. Se han reportado criaturas voluminosas, de formas indefinidas, con muchos ojos o brazos, o entidades etéreas similares a una nube. Rocas y formaciones rocosas que se mueven inteligentemente, o fluidos gelatinosos con comportamiento orgánico, incluso nebulosas o vegetales que interactúan con seres humanos. Los casos son investigados por la ciencia y los investigadores del fenómeno OVNI.



Teorías


Innumerables teorías han intentado dar cuenta de fenómenos inexplicables recopilados a lo largo de la historia: narraciones sobre luces nocturnas en el cielo, objetos voladores de procedencia incierta y tecnología desconocida, aparición de marcas con formas geométricas en los campos, mutilaciones de ganado, avistamiento de naves que despegan o aterrizan -incluso de los seres que las pilotean-, contacto telepático con entidades de otros planetas y abducciones, entre otros.
Muchas de estas teorías radican en la negación del fenómeno como producto de la actividad de seres extraterrestres, forjando explicaciones racionales, dentro del marco que proveen las leyes naturales de esta Tierra. Otras, en cambio, plantean los incidentes como una incuestionable revelación de la presencia de otras formas de vida inteligente, no terrenas, operando en nuestro mundo. Pero ¿Cuál es su finalidad? ¿Por qué estarían aquí? Este interrogante abre un abanico de innumerables hipótesis, algunas de las cuales se traducen en una explicación casi filosófica, que conjuga la ciencia y lo trascendente para dar origen a diversas teorías metafísicas sobre los fenómenos observados, mientras que otras hallan una respuesta en el campo de la mística. Las sucesivas hipótesis se dan una detrás de la otra, desde hace décadas. Todas ellas, desde las más fundadas y probadas, hasta las más improbables y descabelladas, comparten su rol en la incesante búsqueda del hombre, desde los albores de la humanidad, por crear una cosmovisión, marco de su existencia, que le permita tratar de entender los fenómenos de un universo que no puede controlar.


Metafísicas


Han surgido innumerables hipótesis que intentan lograr una comprensión teórica del fenómeno, que trasciende la discusión sobre el origen de los OVNIS, procurando descubrir los fundamentos últimos de la presencia de los mismos en nuestro planeta.
Las teorías más frecuentes son aquellas que entienden que los OVNIS corresponden a seres provenientes de otros planetas, que visitan el nuestro. Muchas de ellas especulan sobre una intención paternalista, vinculada a la enseñanza sobre las verdades del cosmos o al cuidado de la tierra para evitar su pronta destrucción, mientras que otras consideran a la humanidad como una especie de granja experimental, reservorio de alimento, o sencillamente mano de obra esclava, para los seres de otros mundos. El Dr. Jacques Vallee introdujo el concepto de Sistema de control cultural, para denominar su teoría acerca de que los OVNIS conforman un sistema, cuya finalidad es preparar a la humanidad para enfrentar determinados sucesos del futuro. Así, los tripulantes de los OVNIS poseen una inteligencia superior y tecnológicamente muy evolucionada, capaz de manipular el espacio-tiempo, que puede ser humana o foránea, o incluso tener un origen natural. Otra teoría, denominada Teoría de los universos paralelos, supone que los OVNIS son objetos capaces de desplazarse entre universos de tres dimensiones, adyacentes a una cuarta dimensión espacial (conceptos por ahora sólo teóricos para nuestra ciencia). Existen también hipótesis Intraterrestres, que postulan que los OVNIS provienen del interior de la Tierra. Claro que, para ello, entienden que ésta es hueca, compuesta por cuevas y túneles que conectan lugares muy distantes. Algunas teorías afirman que los habitantes del interior de la tierra son supuestos sobrevivientes de continentes desaparecidos, que formaron civilizaciones actualmente más evolucionadas que la nuestra. Otras, en cambio, aseguran que los moradores intraterrenos son seres provenientes de otros planetas, llegados mucho antes de la aparición del ser humano, y su intención, por tanto, sería la preservación del planeta.


Científicas


Este tipo de hipótesis plantea explicaciones racionales o convencionales, a través de la ciencia, para los fenómenos OVNI.
Una de estas teorías entiende que las naves tienen un origen humano. Sostiene que existen en la aeronáutica cientos de avances tecnológicos utilizados para la investigación aeroespacial, o el espionaje, que los servicios secretos de los países conservan en absoluto desconocimiento de la población civil. Las especulaciones que se generan sobre naves extraterrestres colaboran con el resguardo del secreto militar y permite ejecutar las maniobras de estos prototipos de avanzada. Existe otra hipótesis, denominada socio-psicológica, que considera la realidad objetiva en cuanto al fenómeno, pero atribuye la creencia de que se trata de vida extraterrestre a una interpretación errónea por parte del testigo, ante un suceso natural (fenómenos físicos, meteorológicos, globos zonda, planeta Venus, etc.). Es decir, según esta teoría, los incidentes recopilados a lo largo de décadas consistirían en versiones distorsionadas de hechos explicables; alucinaciones, o mistificaciones que, por lucro o por diversión, se hicieron públicas. La denominada hipótesis del trauma natal, propuesta por Alvin H. Lawson, profesor de inglés en la Universidad del Estado de California, procura explicar las abducciones como memorias latentes del proceso natal, el que es revivido durante trances hipnóticos. Como fundamento de su teoría, Lawson realizó una serie de experimentos, en donde, a través de la hipnosis, gente que no manifestaba haber sufrido abducciones refirió episodios similares a quienes sí lo hicieron. El protocolo de estos experimentos nunca fue publicado, y el grupo de participantes fue muy reducido, de modo que la veracidad de esta teoría es relativa. Otra hipótesis esbozada ha sido la teoría Geofísica, que atribuye las manifestaciones lumínicas al campo electromagnético generado por efectos piezoeléctricos, que resultan de presiones y movimientos en la corteza de la tierra. Esta teoría supone una correlación entre la actividad sísmica y los avistamientos de OVNIS, hecho que no ha sido acabadamente corroborado en la práctica.


Místicas


Muchos son los que han referido hallar testimonio del fenómeno extraterrestre en libros sagrados, como la Biblia o el Corán, aunque se les ha criticado la literal interpretación de dichos textos.
Una de estas teorías asegura que los OVNIS constituirían proyecciones del Astral, una entidad espiritual que es parte de la humanidad y que se expresa a ésta por diversos medios, tomando forma colectiva en los casos de mayor trascendencia. De ello se desprende que a grandes proyecciones del Astral corresponden grandes sucesos históricos. Según esta hipótesis, la ubicación en los cielos, una cualidad celestial, da a los OVNIS un valor trascendental. Los ovnitas serían, de acuerdo a lo esgrimido por esta teoría, ángeles de la antigüedad; seres inmortales al servicio de Dios. Existe también, como contra cara de esta teoría, una hipótesis denominada Luciférica, o tecnología del diablo, que sitúa el origen de los OVNIS entre los seres denominados demonios en los relatos bíblicos. Esgrime que éstos han descendido a la tierra habitualmente para procurar el alejamiento del hombre de Dios, y contaminarlo con ideas confusas. Son afirmaciones que, según los seguidores de esta teoría, encuentran respaldo en las Sagradas Escrituras. David Barclay propone una curiosa teoría, que considera la posibilidad de que una especie similar a los Arcosaurios, que habitaron la Tierra hace más de 70 millones de años, hubiera evolucionado hasta alcanzar una inteligencia y capacidad tecnológica muy superiores a las nuestras. Estas criaturas, según dicha hipótesis, habrían creado al ser humano para su entretenimiento, a modo de animal de compañía. Habría surgido así el primer vínculo religioso de la historia, toda vez que esta especie de dinosaurios bípedos serían dioses a los ojos de los hombres. Sin embargo, sucedió que el hombre un día se rebeló contra sus creadores y generó un desastre nuclear que produjo la destrucción de casi todos los dinosaurios y otras formas de vida. La hipótesis plantea que sólo unos pocos de estos reptiles evolucionados lograron sobrevivir, refugiándose en cuevas subterráneas, y desde entonces permanecen ocultos y realizan esporádicas excursiones a la superficie terrestre con sus naves.



Tipos de Naves
Platillo


Las naves del tipo platillo son quizá las más famosas y características del fenómeno OVNI.
Su nombre denota la forma circular y aplanada con que ha sido distinguida al volar por los cielos. Suele cobrar mayor volumen hacia el centro y despide una luminosidad de tipo metálico. De los informes se desprende que este tipo de nave es mayormente observada a grandes alturas, tanto por reportes de la aviación militar, como civil. No obstante ello, existen testimonios de su presencia sobrevolando la Tierra a muy baja altura, a veces a velocidades inverosímilmente rápidas, otras veces sin prácticamente moverse, quietas sobre una ciudad o poblado. Los investigadores del fenómeno OVNI aseguran que este tipo de naves son empleadas principalmente para estudio y experimentación en la Tierra.


Cigarro


Este tipo de nave corresponde a la descripción de los prototipos más veloces de los cuales se tenga evidencias.
Su nombre obedece a la forma cilíndrica, generalmente de un gran tamaño, luminosa y alargada, si bien existen descripciones que las relatan sin ningún tipo de luminosidad. De un aspecto sólido y metalizado, las naves cigarro han sido documentadas a partir de la década de 1970, y el período de mayor avistamiento estuvo establecido durante los años 1989 y 1990, durante la denominada oleada belga. Son varios los gobiernos europeos que iniciaron profundas investigaciones sobre el avistamiento de este tipo de naves. El Comando Aeroespacial Norteamericano de Defensa realizó un extenso informe, que detalló la actividad de una nave cigarro detectada en el año 1995, evidenciando viajes a través del globo que superaron los 500 kilómetros por segundo.


Gusano


Las naves gusano son un tipo muy particular de vehículo dentro del universo OVNI.
Se trata de uno de los últimos prototipos en ser descubiertos a través de la documentación que arrojan los distintos estudios ufológicos. Con una apariencia alargada y tubular, estos artefactos surcan el cielo con movimientos similares a los de un gusano. La mayoría de los investigadores no logra determinar aún si este fenómeno corresponde a tecnología alienígena o la zoología terrestre desconocida. Su descubrimiento se dio a través de filmaciones, las que evidenciaron una serie de manchas que no podían ser explicadas por efectos o defectos técnicos. Un análisis cuadro por cuadro permitió saber que se trata de un elemento que viaja a velocidades imperceptibles para el ojo humano y que puede variar su tamaño entre centímetros y metros.


Esfera


Las naves esféricas, también llamadas caneplas, son un tipo de nave de pequeño tamaño, en apariencia sólida, pero que carece de sustancia.
Los investigadores creen que se trata de una especie de sonda, es decir un vehículo no tripulado, que permite trabajos de observación. Cobraron gran notoriedad a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando aviadores tanto de tropas aliadas como nazis, reportaron repentinas apariciones durante las misiones militares. Por entonces fueron denominadas Foo Fighters, nombre con el que se las conoce hasta nuestros días. Según los informes, su tamaño no es constante, pudiendo pasar de unos pocos centímetros de diámetro, hasta los 5 metros. Así mismo, pueden tornar su apariencia desde sólida y opaca, hasta luminosa y traslúcida.


Triángulo


Las naves del tipo triangular han cobrado gran relevancia durante los últimos quince años.
Se trata de triángulos gigantescos, de unos 80 metros de envergadura, con luces en cada uno de los extremos de sus vértices, y que giran sobre su propio eje, permaneciendo estáticas, flotando sobre un determinado punto. Se trata de uno de los tipos de nave más discutidos, ya que los investigadores no logran dilucidar si se trata de un verdadero artefacto alienígeno o de naves experimentales terrestres. La principal duda está dada por su relativa novedad en los reportes de avistamientos, los que se centran en cercanías a bases militares, y su notoria similitud con el avión de guerra F-117 Nighthawk, si bien éste no supera los 20 metros de envergadura, no puede mantenerse quiero en el cielo, y no gira sobre sí mismo.


Conclusión
Los Extraterrestres pueden o no estar entre nosotros, y se cree que tienen conexión con los Inicios de la Humanidad, sus grandes estructuras y la Sabiduría superior a la época. Y todo esto Comenzó desde el mundialmente famoso Caso: Incidente Roswell de 1947. Innumerables avistamientos a lo largo de Todo el mundo han corroborado las Evidencias, y se ha puesto la Alerta en Rojo, pues cada vez son más las personas que afirman sin duda no sólo la existencia de los Ovni’s y los Extraterrestres, sino que creen firmemente que están entre nosotros, aquí, mirándonos, estudiándonos o sólo enseñándonos, o quizá se preparan para algo más Grande y Aterrador…? De algo estamos seguros, siempre habrá personas que investigarán en estos Casos, pero también habrá personas que conservarán firme su Escepticismo.
Llegó la hora de mirar a las estrellas y ponernos a pensar que en algún lugar de ese gran espacio exterior… Existe vida en otros mundos, tanto microscópica como inteligente. La Humanidad es lo suficientemente Egocéntrica e Ignorante como para negarlo, suponiendo que si nosotros no pudiéramos viajar de planeta en planeta y visitar otros mundos, otros tipos de vida tampoco podrían hacerlo, pero las evidencias, las pruebas, las figuras, las pinturas, los tallados, todo apunta a que los Extraterrestres y los Antiguos Astronautas estuvieron aquí en el Pasado, los Están en el Presente y los Estarán en un no tan Lejano Futuro...


FUENTE: http://www.taringa.net/ (Fuentes de Información - [GigaPost] - Ufología: La Guía más completa jamás Creada)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las profecias de la Madre Shipton

La madre Shipton nació en Ursula Sontheil en 1488 en una cueva al lado del río Nidd en Yorkshire Norte, Inglaterra. Cerca de ella vivía un anciano del que se dice que tenia poderes místicos.

La madre Shipton exhibió las habilidades proféticas y psíquicas a una edad temprana. Muchos temieron de sus poderes poderes místicos que ella utilizaba para ayudar a las personas.

Ella escribió sus profecías sobre los eventos por venir en una lista de poemas.

Vivió en la época de Henry VIII de Inglaterra, predijo su victoria sobre Francia en 1513 " la Batalla de las Espuelas." También profetizo la Disolución de los Monasterios. Esto llevó a la redistribución de la riqueza y tierra sostenida por los monasterios a la clase media surgiendo las familias nobles existentes.

A la edad de 24 años, se casó Toby Shipton, un carpintero, no tuvieron ningún niño. Ella se conoció en el futuro como la Madre Shipton, una mujer ayudó a muchas personas.

Vivió en Knaresborough Inglaterra. Su poder para …

Los contactados

Asombrosas historias de contacto extraterrestre
¿Por qué y cómo se establece contacto con los extraterrestres? ¿Qué civilizaciones nos visitan? Un recorrido por la historia de los más grandes contactados del mundo despeja las dudas.


“Así como la curiosidad humana nos lleva
a buscar, a mirar del otro lado de la montaña
y a la distancia, a ver que hay,
¿cuántos antes que nosotros , desde otros mundos ,
lo vienen haciendo y nos han encontrado?”.
El contactarse significa “comunicarse, significa estrechar lazos, establecer un puente entre las dimensiones, aprender a ser un canal de un conocimiento superior que orientará las vidas de quienes se dejen guiar por esa revelación.
¿Qué es un Contacto Extraterrestre?
Un contacto extraterrestre es la experiencia de entablar algún tipo de comunicación con seres de otros mundos evidentemente más avanzados que nosotros . Este contacto puede ser del Primero, Segundo, Tercero, Cuarto o Quinto Tipo, dependiendo de la intensidad, cercanía y grado de inte…

Avanzan los planes para construir una estación espacial en la Luna

La Luna brilla después de un cohete Soyuz con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS), en el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), el 14 de noviembre de 2016 - REUTERS

Autoridades rusas han presentado recientemente nuevos detalles sobre los prototipos de una estación permanente, que será el paso previo a la exploración y explotación del satélite

El cosmonauta Oleg Kotov ha informado que una futura estación espacial internacional puesta en órbita en la Luna será cuatro o cinco veces más pequeña que la Estación Espacial Internacional (ISS), según TASS, la agencia rusa de noticias.

«La discusión sobre los planes para crear una estación espacial internacional en la Luna están en su fase inicial. Las conversaciones previas al proyecto están siendo llevadas a cabo por equipos de trabajo de los países socios de la Estación Espacial Internacional (ISS)», ha dicho Kotov, el jefe del Centro de Programas tripulados de Roscosmos.


Logotipo de la agencia espacial de Rusia- ROSCOSMOS

«El …