Ir al contenido principal

Avistamiento Ovni en Yucatán, en la vía Acanceh-Tecoh (México)


Muchos de los reportes de OVNIS son desde las carreteras. (Jorge Moreno/SIPSE)

Don Manuel relata las ocasiones en que vio Ovnis en las carreteras de Yucatán durante la noche.

Jorge Moreno/SIPSE

Tres personas me contactaron para informarme que por dos noches consecutivas (jueves 8 y viernes 9 de septiembre 2016) vieron Ovnis en la carretera del mundo maya, tramo Acanceh-Tecoh, es decir, a unos 25 kilómetros de Mérida.

Las descripciones de los tres reportes son similares, dos luces de color azul (separadas) que se siguen una a otra y por momento se alejan; no hacían ningún tipo de ruido, estaban a una distancia relativamente baja y la luz emitida era tenue, pero intermitente por momentos.

Las tres personas no se conocen entre sí, pero pasaron por ese sitio entre las nueve y las once de la noche, ese decir la aparición del Ovnis duró bastante tiempo.

Y aunque no dan más detalles al respecto (ya estamos investigando a través de nuestros corresponsales en esa zona), uno de ellos nos comentaba que en los últimos meses todos los reportes han sido desde las carreteras.

Esto, de cierta forma, tiene explicación, ya que por las noches en las carreteras los copilotos en determinados momentos observan el cielo y hasta los conductores de manera indirecta están viendo hacia arriba mientras manejan.

Por las carreteras
De hecho, quizás la mitad de los más de 200 reportes que he recibido en los últimos diez años están relacionados con estas zonas, como por ejemplo el caso de don Manuel González, de la ciudad de Mérida, quien hace un tiempo mandó un correo electrónico para comentar que cuando laboraba como chofer de una empresa refresquera y como trailero, le tocó ver este fenómeno en varias ocasiones:

“La verdad yo siempre he sido escéptico, de los casos de fantasmas nunca he visto nada, pero con toda seguridad les puedo afirmar que sí he visto Ovnis. Yo, actualmente estoy jubilado, pero por más de 30 años viajé por las carreteras de Yucatán y también en Quintana Roo y Tabasco por cuestiones de trabajo, y al menos cinco veces observé las naves de estos seres de otro mundo”.

Y agrega: “La primera experiencia que tuve ocurrió en el año de 1989, en el mes de julio, era un sábado, lo recuerdo bien porque ese día iban a jugar los Venados de Yucatán la final de la Segunda División por el ascenso al máximo circuito e hice coraje porque de última hora me tocó viaje a Chetumal y ya no pude ir al partido; en el viaje de ida no pasó nada raro, pero ya de regreso viví junto con mi compañero algo que hasta hoy no olvido”.

“Ya habíamos entrado a Yucatán, estábamos casi por llegar a Tekax cuando de pronto apareció, como de la nada, delante de nosotros una luz fuerte como si fuera un auto que nos estuviera poniendo las luces altas; estaba a más o menos 100 metros, ya le estaba contestando las luces cuando de pronto vemos cómo la luz se va hacia la derecha como si se metiera al monte.

'No lo aluciné'
Pensamos que el auto o camión se volcó, hasta bajamos nuestra velocidad para ver si no necesitaban ayuda y para nuestra sorpresa no vimos absolutamente nada y tampoco había calle o algún caminito en donde se pudiera haber metido, tampoco hizo ningún tipo de ruido.

“A los pocos minutos, cuando habíamos avanzado cuando mucho cinco kilómetros volvimos a ver esa luz pero detrás de nosotros y para nuestro asombro vimos cómo empezó a elevarse hasta desaparecer en el cielo; ambos lo vimos por eso estoy seguro que no lo aluciné, pues hasta hoy se me hace muy difícil de creer, pero mis ojos no me engañan”, explicó.

“Cuando le comenté esto a mis compañeros de trabajo, algunos de ellos me explicaron que ya habían tenido experiencias similares justo en ese tramo de la carretera pero por temor a las burlas preferían no decirlo.

“Pero la historia de mis encuentros con Ovnis no acaba allí, luego a fines de los años noventas me volví a topar con unas luces extrañas en la carretera Mérida-Tizimin, a la altura del poblado de Chenché de las Torres, ya que en ese entonces había un escampado que permitía ver todo el panorama, pues la yerba no estaba alta; ahí me tocó ver cuatro luces que estaban en línea recta y que de pronto se separaron. Al principio pensé que era un avión, pero luego, tras separarse las luces, supe que no podía serlo, tampoco hacía ningún tipo de ruido.

“Tuve la suerte de verlo porque momentos antes había detenido mi camión para limpiar manualmente el parabrisas, pues momentos antes se me había echado a perder. Creo que si no me hubiera detenido no me hubiera dado cuenta; no tuve miedo sólo una sensación de impotencia porque estaba solo y sé que nadie me iba a creer lo que vi”.

Casos reales

"En tiempos más recientes, en los años 2005, 2010 y 2011 también tuve experiencias parecidas aunque menos impactantes, la última de ellas en la carretera Chelem-Chuburná Puerto. Estaba yendo con mi familia a una casa que rentamos para pasar las vacaciones y de pronto hacia el mar vimos una luz rara de color azul que se elevó a gran velocidad hacia arriba hasta desaparecer, pero momentos antes se había movido en zigzag en varias ocasiones; lo vieron mi esposa, mis dos hijos que son mayores de edad y mi nuera.

“Y la última que les quiero compartir ocurrió en la casa de campo de mis suegros en Buctzotz. Allí no me consta, pero ellos me dicen que una vez, cuando muchas personas rumoraban sobre la presencia de los Ovnis, les tocó ver una luz que iluminó parte de su casa, estaba a baja altura y por ello aseguran que no era un helicóptero de los que tienen su luz de reflector, además vieron que tenía la clásica forma de platillo volante”.

“Gracias de antemano si publica mis relatos, los cuales son verídicos y por esa razón puedo decir que los casos de Ovnis son algo completamente real, aunque siempre hay que averiguar muy bien antes porque tampoco dudo que a lo mejor en ocasiones haya una explicación lógica a lo que se observa en el cielo”, finalizó.

FUENTE: http://sipse.com/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Estación Espacial Internacional despliega un pequeño prototipo de ascensor espacial

Estación Espacial Internacional. Un módulo japonés de experimentación es capaz de lanzar minisatélites de forma barata - NASA

Ha lanzado un minisatélite que desplegará un cable de kevlar de 100 metros de longitud para probar la tecnología, y que también podría usarse para cazar basura espacial

En la imagen del día seleccionada por la NASA, la agencia espacial ha anunciado el reciente despliegue de un satélite japonés llamado STARS-C (de «Space Tethered Autonomous Robotic Satellite-Cube») desde la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés). La finalidad de este satélite será funcionar como un prototipo de varias tecnologías que podrían tener aplicación en el diseño de un ascensor espacial, capaz de transportar cargas hacia la órbita.

Cuando el satélite esté desplegado en cuestión de días, estará formado por dos pequeños cubos de apenas 10 centímetros unidos por un cable de kevlar de 100 metros de longitud. El conjunto apenas pesa 2,66 kilogramos.


Lanzamiento del pequeño satélite…

Los astrónomos descubren un nuevo tipo de galaxia

La mayoría de las galaxias son espirales, pero también hay formas elípticas o irregulares. El Hubble muestra la variedad en una pequeña porción del cielo, equivalente a la décima parte del diámetro de la luna, donde halló 10.000 galaxias - NASA, ESA, S. Beckwith (STScI) and the HUDF Team

Aseguran no haber visto una así nunca antes. Todo apunta a que es un objeto Hoag, unas galaxias donde un anillo rodea a un núcleo, pero que en este caso ha logrado acumular dos anillos

Si el Universo está poblado (como poco) por miles de millones de galaxias, y si cada una a su vez cobija a millones o a miles de millones de estrellas, ¿qué nos faltará aún por aprender? El astrónomo Edwin Hubble (que le da su nombre al famoso telescopio espacial) probablemente sentía vértigo cuando se planteaba esta pregunta, pero sus esfuerzos le permitieron clasificar las galaxias que observaba en cuatro grandes categorías. En función de su forma, las dividió en espirales (tienen forma de remolino, como la Vía Lácte…