Ir al contenido principal

El cerebro funciona hasta en once dimensiones


La imagen ilustra un universo de estructuras y espacios multidimensionales. A la izquierda, una copia digital de una parte de la corteza cerebral, la parte más evolucionada del cerebro. A la derecha, formas de diferentes tamaños y geometrías intentan representar estructuras que van desde 1 dimensión a 7 dimensiones y más allá. El «agujero negro» en el medio simboliza un complejo de espacios multidimensionales o cavidades - Proyecto Blue Brain

El equipo de Blue Brain describe intrincadas estructuras neuronales que quizás sirvan para realizar tareas complejas o conservar recuerdos. «Hemos encontrado un mundo que nunca habíamos imaginado», dice el neurocientífico Henry Markram, director del proyecto

Entendemos el mundo en cuatro dimensiones, tres de ellas espaciales y una temporal, aunque los científicos creen que pueden existir otras que expliquen determinados fenómenos de la Física. Si eso ya es difícil de asimilar, lo que ahora sugieren los científicos de Blue Brain, un proyecto internacional para el estudio del cerebro a través de la supercomputación, parece sacado de una película de ciencia ficción. Los investigadores de este programa con sede en Lausana (Suiza) creen que en el cerebro pueden existir estructuras neuronales de hasta once dimensiones. Y lo más interesante es que se preguntan si de esa intrincada arquitectura depende nuestra capacidad para realizar tareas complejas o si es el lugar donde se esconden los recuerdos.

Según explican en Frontiers in Computational Neuroscience, el equipo de Blue Brain ha empleado la topología algebraica de una manera que nunca se ha utilizado antes para descubrir un universo de estructuras geométricas multidimensionales dentro de las redes cerebrales.

Al parecer, estas estructuras surgen cuando las neuronas forman un grupo: cada neurona se conecta a las otras de una manera muy específica que genera un objeto geométrico preciso. Cuantas más neuronas hay en el grupo, mayor es la dimensión del objeto geométrico.

«Hemos encontrado un mundo que nunca habíamos imaginado», afirma el neurocientífico Henry Markram, director del proyecto Blue Brain y profesor de la École Polytechnique Fédérale en Lausana. «Hay decenas de millones de estos objetos, incluso en un pequeño punto del cerebro, con siete dimensiones. En algunas redes, incluso encontramos estructuras hasta con once dimensiones».

Markram sugiere que esto puede explicar por qué ha sido tan difícil entender el cerebro hasta ahora. «Las matemáticas que se suelen aplicar para estudiar las redes no pueden detectar las estructuras y espacios de tantas dimensiones que ahora vemos con claridad», señala.

Si ya nos cuesta entender un mundo en cuatro dimensiones, uno con cinco, seis o más supera nuestra comprensión, por lo que los científicos recurren a la topología algebraica para describirlo. «Es como usar un telescopio y un microscpio al mismo tiempo. Puedes hacer zoom en las redes para encontrar estructuras ocultas -los árboles en el bosque- y ver lo espacios vacíos -los claros- todo al mismo tiempo», explica Kathryn Hess, de la EPFL

En 2015, Blue Brain publicó la primera copia digital de un pedazo de corteza cerebral, la parte más evolucionada del cerebro y el asiento de nuestras sensaciones, acciones y conciencia. En esta última investigación, utilizando la topología algebraica, se realizaron múltiples pruebas en el tejido cerebral virtual para mostrar que las estructuras cerebrales multidimensionales descubiertas nunca podrían haber sido producidas por casualidad. A continuación, los experimentos se realizaron en tejido cerebral real en el laboratorio de Blue Brain en Lausana para confirmar que los descubrimientos anteriores en el tejido virtual son biológicamente relevantes, lo que además sugiere que el cerebro se reprograma constantemente durante el desarrollo para construir una red con tantas estructuras multidimensionales como sea posible.

Como un castillo de arena
Cuando los investigadores presentaron el tejido cerebral virtual con un estímulo, grupos de dimensiones progresivamente mayores se formaron en un momento para encerrar agujeros de alta dimensión, a los que los investigadores se refieren como cavidades. «La aparición de cavidades multidimensionales cuando el cerebro está procesando información significa que las neuronas en la red reaccionan a los estímulos de una manera extremadamente organizada», explica Ran Levi, de la Universidad Aberdeen. «Es como si el cerebro reacciona a un estímulo mediante la construcción de una torre de bloques multidimensionales, empezando con varillas (1D); entonces tablones (2D); a continuación, cubos (3D), y luego geometrías más complejas con 4D, 5D, etc. La progresión de la actividad a través del cerebro se asemeja a un castillo de arena multidimensional que se materializa de la arena y luego se desintegra».

La gran pregunta que ahora se hacen estos investigadores es si la complejidad de las tareas que podemos realizar depende a su vez de la complejidad de los «castillos de arena» multidimensionales que el cerebro puede construir. La neurociencia también lleva mucho tiempo luchando por encontrar dónde almacena los recuerdos el cerebro y quizás «puedan estar 'escondidos' en las cavidades de alta dimensión», especula Markram.



FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

La imagen más lejana captada desde la Tierra

Estas imágenes en falso color, tomadas en diciembre de 2017, son las captadas más lejos de la Tierra por una nave espacial - NASA/JHUAPL SwRI

Una sonda de la NASA ha fotografiado dos objetos del cinturón de Kuiper, llamados 2012 HZ84 y 2012 HE85, más allá de Plutón

Tras el sobrevuelo de Plutón en 2015, la nave espacial New Horizons de la NASA prosiguió su viaje por los confines del Sistema Solar. Recientemente ha girado su cámara telescópica hacia un campo de estrellas y diversos objetos del cinturón de Kuiper (KBO), estableciendo un nuevo récord de imágenes captadas más lejos de la Tierra.

Durante una operación rutinaria de calibración enfocando al cúmulo estelar Wishing Well, la cámara LORRI (Long Range Reconnaissance Imager) de la nave lo retrató el pasado 5 de diciembre, a una distancia de 6.120 millones de kilómetros (40,9 unidades astronómicas), convirtiéndose durante unas horas en la fotografía más distante registrada.


Durante dos horas esta imagen captada por New Horizons en …