Ir al contenido principal

Impacto profundo en Chicxulub

HALLAZGO. Fue hasta la década de los 80 cuando en un congreso de la Unión Geofísica de Estados Unidos un grupo de académicos estableció las conexiones: el anillo en Yucatán era el buscado cráter de impacto (Foto: ESPECIAL )

El escenario sintetiza los mayores temores de la humanidad: tras el choque de un meteorito se generan incendios, terremotos y tsunamis. La Tierra se oscurece envuelta en una capa de polvo; las plantas dejan de producir energía al no recibir luz solar, se altera la cadena alimenticia y finalmente ocurre una extinción masiva.

Sería el guión perfecto para filmes al estilo de Deep Impact o Armageddon. Sin embargo, el cuadro descrito no es ficticio: el impacto ocurrió hace 65 millones años. Y la evidencia es una gigantesca “cicatriz” geológica reconocida como tal hace 20 años por la comunidad académica: un cráter de 200 kilómetros de diámetro localizado en lo que hoy es la península de Yucatán.

La mitad de este anillo, ampliamente estudiada, se localiza en tierra, al norte de la península. La otra parte (marina) no ha sido explorada, pese a que guarda muchos secretos sobre las condiciones del impacto y la forma en que afectó a las especies. Ahora, un equipo multinacional de científicos se apresta a realizar perforaciones mayores en ella.

“De la parte terrestre tenemos más de 5 mil muestras, pero ahora queremos explorar la parte marina, que es mucho más profunda”, anticipó el científico mexicano Jaime Urrutia Fucugauchi, líder del grupo internacional de expertos que llevará a cabo la perforación a unos 3 kilómetros bajo el suelo.

Cambio climático en la prehistoria

El proyecto, que comenzará en 2013, estará a cargo del Programa Integral de Perforación Océanica (Integrated Ocean Drilling Program) dedicado a explorar la historia de la Tierra. Debido a las condiciones del lugar se utilizará un pequeño buque de investigación japonés llamado Chikyu para taladrar en la parte central y marina del cráter.

“Algo muy extraño le sucedió a esas rocas debido al impacto. Esto nos dirá a dónde corresponden y a qué tipo de presiones fueron sometidas durante el evento”, anticipó la geóloga Joana Morgan, del Imperial College, quien participa como coordinadora del proyecto.

“Todo el planeta se alteró tras el impacto del meteorito de Chicxulub, por eso es necesario conocerlo a fondo”, añadió. Aunque hay controversia científica al respecto, la teoría más aceptada sostiene que los eventos desencadenados por el choque condujeron a la extinción generalizada de organismos.

Hallazgo fortuito de Pemex

Después del evento desaparecieron 75% de las especies marinas y 65% de las terrestres, entre ellas los dinosaurios, que por aquella época (el final del periodo cretácico) eran los amos del planeta. Los nichos ecológicos vacíos fueron ocupados por seres pequeños, entre ellos los mamíferos, que con el proceso de evolución darían origen a los primates y al ser humano.

Desde los años 70 (a partir de registros fósiles) los científicos propusieron explicaciones para esa extinción masiva. El choque de un cuerpo celeste se había barajado, pero no existían evidencias físicas como un cráter de impacto con las características (diámetro, fecha de origen, composición química) que coincidieran con el evento catastrófico.

Paralelamente, Glen Penfield y Antonio Camargo —que en esa época trabajaban en Yucatán haciendo prospección de pozos para Petróleos Mexicanos— lograron detectar los rastros de un enorme anillo subterráneo con una mitad en tierra y la otra en el mar. Ellos supusieron que la “huella” habría sido labrada por un gran cataclismo, pero no lo asociaron con la extinción.

Fue hasta la década de los 80 cuando en un congreso de la Unión Geofísica de Estados Unidos un grupo de académicos estableció las conexiones: el anillo en Yucatán era el buscado cráter de impacto. Muestras de rocas de Pemex, además de estudios in situ de anomalías magnéticas y minerales de cuarzo deformados por un impacto confirmaron el hallazgo fortuito.

Después, un artículo difundido por Penfield y Camargo en la revista Geology en septiembre de 1991 (Un posible cráter de impacto en el periodo cretácico/terciario, localizado en la península de Yucatán) constituyó la piedra angular sobre la cual se ha erigido la que hoy es la interpretación más aceptada sobre el origen de esa “cicatriz” geológica.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar