Ir al contenido principal

Un «reloj» calcula la verdadera edad de la Luna


La Luna apareció 95 millones de años después de la formación del Sistema Solar por el impacto de un gran objeto contra la Tierra

Científicos estiman con una nueva técnica que nuestro satélite natural apareció 95 millones de años después de la formación del Sistema Solar

Sabemos con una precisión bastante notable la edad de los objetos más antiguos del Sistema Solar, unos 4.567 millones de años, gracias a los avances en la datación de meteoritos. Sin embargo, aunque resulte curioso, estimar la antigüedad de otros objetos mucho más cercanos, como la Luna e incluso nuestro propio planeta, resulta mucho más confuso. Ahora, un equipo internacional de científicos planetarios se ha atrevido, con un nuevo «reloj geológico», a echarle los años a nuestro satélite natural. Según explican en la revista Nature, la bola blanca que alumbra el cielo nocturno apareció -según la teoría más aceptada, por el impacto contra la Tierra de un cuerpo del tamaño de Marte- 95 millones de años después de la formación de nuestro sistema planetario, con un margen de error de más o menos 32 millones de años. Esto significa que es muy antigua: sopla ya 4.470 millones de velas.

Llegar a esta conclusión no es fácil, porque la Tierra no se formó de la noche a la mañana. Desde sus comienzos, nuestro planeta fue acumulando material en un larguísimo período de tiempo, algo que, en realidad, como explica John Chambers, del Instituto Carnegie para la Ciencia en Washington (EE.UU.), coautor de la investigación, todavía sigue haciendo a partir de los meteoritos que impactan contra su superficie y de las partículas de polvo interplanetarias.

Lo que «completó» la formación de la Tierra a grandes rasgos fue una supercolisión con otro cuerpo planetario llamado Theia (la madre de Selene, la Luna, en la mitología griega). El impacto apocalíptico generó una gran cantidad de escombros que salieron expulsados hacia el espacio y que, finalmente, se unieron formando la Luna.

Los diferentes esfuerzos para fijar la fecha de ese momento han propuesto una gran variedad de rangos. Algunos apuestan por un evento temprano, que ocurrió 30 millones de años después del nacimiento del Sistema Solar, mientras que otros sugieren que ocurrió 50 millones de años después y otros, que 100 millones de años después. La estimación de los investigadores dirigidos por los de Carnegie se acerca más a la última cifra. Para ello, han utilizado un nuevo método para realizar las mediciones del interior de la Tierra junto con simulaciones por ordenador del disco protoplanetario del cual se formaron nuestro planeta y otros.

El crecimiento de otros mundos
El equipo de Francia, Alemania y Estados Unidos simuló el crecimiento de los planetas Mercurio, Venus, Tierra y Marte a partir de un disco de miles de bloques de construcción planetarios en órbita alrededor del Sol. Mediante el análisis de la historia del crecimiento de los planetas similares a la Tierra a partir de 259 simulaciones, los científicos descubrieron una relación entre el tiempo en el que la Tierra fue impactada por un gran objeto para crear la Luna y la cantidad de material añadida a nuestro mundo después de ese impacto.

La simulación por ordenador se completó con detalles sobre la masa de material agregada a la Tierra por acreción después de la formación de la Luna, lo que revela una relación que funciona como un reloj hasta la fecha del evento que formó la Luna. Según explican los autores, este es el primer «reloj geológico» a principios de la historia del Sistema Solar que no se basa en mediciones e interpretaciones de la desintegración radiactiva de los núcleos atómicos para determinar la edad.

A partir de estas mediciones geoquímicas, el reloj de reciente creación data la Luna en 95 ± 32 millones de años tras el inicio del Sistema Solar. Esta estimación de la formación de la Luna está de acuerdo con algunas interpretaciones de las mediciones de datación radiactiva, pero no con todas.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Avistamiento Ovni en Yucatán, en la vía Acanceh-Tecoh (México)

Muchos de los reportes de OVNIS son desde las carreteras. (Jorge Moreno/SIPSE)

Don Manuel relata las ocasiones en que vio Ovnis en las carreteras de Yucatán durante la noche.

Jorge Moreno/SIPSE

Tres personas me contactaron para informarme que por dos noches consecutivas (jueves 8 y viernes 9 de septiembre 2016) vieron Ovnis en la carretera del mundo maya, tramo Acanceh-Tecoh, es decir, a unos 25 kilómetros de Mérida.

Las descripciones de los tres reportes son similares, dos luces de color azul (separadas) que se siguen una a otra y por momento se alejan; no hacían ningún tipo de ruido, estaban a una distancia relativamente baja y la luz emitida era tenue, pero intermitente por momentos.

Las tres personas no se conocen entre sí, pero pasaron por ese sitio entre las nueve y las once de la noche, ese decir la aparición del Ovnis duró bastante tiempo.

Y aunque no dan más detalles al respecto (ya estamos investigando a través de nuestros corresponsales en esa zona), uno de ellos nos comen…

La Estación Espacial Internacional despliega un pequeño prototipo de ascensor espacial

Estación Espacial Internacional. Un módulo japonés de experimentación es capaz de lanzar minisatélites de forma barata - NASA

Ha lanzado un minisatélite que desplegará un cable de kevlar de 100 metros de longitud para probar la tecnología, y que también podría usarse para cazar basura espacial

En la imagen del día seleccionada por la NASA, la agencia espacial ha anunciado el reciente despliegue de un satélite japonés llamado STARS-C (de «Space Tethered Autonomous Robotic Satellite-Cube») desde la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés). La finalidad de este satélite será funcionar como un prototipo de varias tecnologías que podrían tener aplicación en el diseño de un ascensor espacial, capaz de transportar cargas hacia la órbita.

Cuando el satélite esté desplegado en cuestión de días, estará formado por dos pequeños cubos de apenas 10 centímetros unidos por un cable de kevlar de 100 metros de longitud. El conjunto apenas pesa 2,66 kilogramos.


Lanzamiento del pequeño satélite…

Los astrónomos descubren un nuevo tipo de galaxia

La mayoría de las galaxias son espirales, pero también hay formas elípticas o irregulares. El Hubble muestra la variedad en una pequeña porción del cielo, equivalente a la décima parte del diámetro de la luna, donde halló 10.000 galaxias - NASA, ESA, S. Beckwith (STScI) and the HUDF Team

Aseguran no haber visto una así nunca antes. Todo apunta a que es un objeto Hoag, unas galaxias donde un anillo rodea a un núcleo, pero que en este caso ha logrado acumular dos anillos

Si el Universo está poblado (como poco) por miles de millones de galaxias, y si cada una a su vez cobija a millones o a miles de millones de estrellas, ¿qué nos faltará aún por aprender? El astrónomo Edwin Hubble (que le da su nombre al famoso telescopio espacial) probablemente sentía vértigo cuando se planteaba esta pregunta, pero sus esfuerzos le permitieron clasificar las galaxias que observaba en cuatro grandes categorías. En función de su forma, las dividió en espirales (tienen forma de remolino, como la Vía Lácte…