Ir al contenido principal

¿Estamos seguros de que no ha habido otras civilizaciones en la Tierra?


Si una civilización hubiera existido hace unos pocos millones de años no sería fácil encontrar sus huellas - University de Rochester/Michael Osadciw

Una investigación analiza cuáles serían las huellas de una civilización industrial desaparecida hace unos pocos millones de años de la faz de la Tierra

Gonzalo López Sánchez
@GonzaloSyldavia

El astrofísico de Universidad de Pensilvania (EE.UU.) Jason Wright ha propuesto en sus investigaciones buscar huellas de civilizaciones anteriores a la humanidad en los planetas y pequeños mundos del Sistema Solar. Parte de la base de que una civilización terrestre no tiene por qué haber sido la primera civilización de nuestro sistema planetario, y que en sus 4.500 millones de años de historia pueden haber ocurrido cosas inimaginables.

Wright no es el único que va por este camino. Adam Frank, de la Universidad de Rochester (EE.UU.), y Gavin A. Schmidt, Director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, se plantean algo similar: la idea de que la civilización humana no tiene por qué haber sido la primera civilización avanzada en poblar la Tierra. Ambos han publicado recientemente sus conclusiones en ArXiv, una web de la Universidad de Cornell donde se cuelgan artículos científicos antes de su revisión por pares. Han condensado sus ideas en la que han llamado «hipótesis silúrica».

«Si una civilización industrial hubiera existido sobre la Tierra hace muchos millones de años, ¿qué restos habría dejado? ¿Serían detectables hoy en día?», escriben los autores en el artículo. Para responder a esas preguntas, repasan cuál es la huella geológica más probable del Antropoceno, la era marcada por la actividad industrial humana, y en base a eso proponen cómo serían las marcas que permitirían distinguir en el registro geológico entre un evento natural o uno industrial ocurrido hace millones de años.


Su «hipótesis silúrica» se inspira en la ciencia ficción de la serie del «Doctor Who», en la que la Tierra estuvo habitada en el pasado por los «silurians», humanoides reptilianos y científicamente avanzados. Nadie sostiene que «Doctor Who» haya hecho un descubrimiento mundial, sino que se trata de discernir hasta qué punto una civilización remota podría haber pasado desapercibida o podría ser encontrada en el registro fósil en la actualidad. ¿Podría ser que las civilizaciones avanzadas se fueran sucediendo cada cierto tiempo en los planetas? ¿Cómo podríamos detectarlas en exoplanetas?

¿Cómo podríamos reconocerlos?
«Ahora, no creo que una civilización industrial existiera en la Tierra antes que la nuestra», explicó en Livescience.com Adam Frank. «No creo que hubiera una civilización de dinosaurios o de perezosos gigantes (...). Pero la pregunta de qué aspecto tendría una que hubiera existido es importante. ¿Cómo sabemos que no ha habido una? La motivación de la ciencia es hacerse una pregunta y ver adónde te lleva. Esta es la esencia que hace a la ciencia algo tan interesante».

Este tipo de preguntas pueden inspirarse en hechos más o menos bien conocidos. El Universo parece rondar una edad de 13.800 millones de años. Los seres vivos complejos aparecieron sobre tierra firme hace unos 400 millones de años. En una mínima fracción de ese tiempo, como mucho 300 años, el hombre creó una civilización industrial. ¿Es posible que en la Tierra hubiera aparecido otra civilización avanzada antes? ¿El registro fósil puede descartarlo?

Fósiles y restos de ciudades
Los biólogos han construido una historia de la vida no muy compatible con la existencia de criaturas capaces de desarrollar una civilización avanzada y quizás poblar todo el planeta. Sin embargo, estos dos investigadores han recordado investigaciones que consideran que la fracción de seres vivos que queda fosilizada es extremadamente pequeña: por ejemplo, entre todos los dinosaurios que vivieron, solo se ha descubierto unos pocos miles de fósiles completos, la mayoría de criaturas bastante grandes, por cada cien mil años. Teniendo en cuenta esta tasa de descubrimiento, consideran que las especies de vida corta, como Homo sapiens, con 300.000 años, podrían estar ausentes del registro fósil.

Aún sería más interesante plantearse si no deberíamos haber encontrado huellas de grandes urbes o vehículos. ¿Dónde habría quedado el «cuerpo» de esa civilización? Según argumentan Frank y Schmidt es improbable que este tipo de huellas sobrevivan en la superficie durante más de cuatro millones de años.

Además, resulta improbable descubrir lo que sí haya sobrevivido. En la actualidad, las ciudades solo ocupan menos del uno por ciento de la superficie de la Tierra, y sabemos que las áreas de tierra firme supervivientes de momentos anteriores al Cuaternario, el período que vivimos desde hace unos 2,6 millones de años, son varios órdenes de magnitud inferiores a las que tenían originalmente. Así pues, si hubiera restos, ¿sería probable que los detectásemos?

Por último, recuerdan que la probabilidad de encontrar objetos de la propia civilización humana son muy bajos. Los autores ponen como ejemplo el mecanismo de Anticitera, un «ordenador» de la Antigua Grecia que fue descubierto en 1900 y cuyo nivel tecnologíco no se alcanzó desde la Antigüedad hasta el siglo XIV.

Las huellas físico-químicas
En lugar de todo esto, los autores proponen buscar huellas físico-químicas de civilizaciones industriales que podrían haber existido entre los 4 y los 400 millones de años. Los propios autores reconocen que esto excluye a sociedades organizadas y complejas que quizás no desarrollaron industria y a potenciales formas de vida puramente oceánicas.

¿Por dónde empezar? Según dijo Frank en Livescience.com, «después de unos pocos millones de años, cualquier recordatorio físico de nuestra civilización habrá desaparecido, así que tendríamos que buscar anomalías sedimentarias, cosas como equilibrios qúimicos que parezcan extraños».

Los autores proponen buscar en el pasado huellas similares a las que la actividad humana están dejando en el presente. Sin embargo, reconocen, esto introduce el sesgo de asumir que las otras posibles civilizaciones siguieron el mismo recorrido industrial que nosotros, y que, además, no fueron capaces de evitar la contaminación o de recurrir a las energías renovables (como está ocurriendo con nosotros).

Isótopos y contanimantes
Una posible huella dejada por civilizaciones anteriores podrían ser los isótopos de carbono producidos por las industrias (los isótopos son átomos de un mismo elemento químico que se diferencian en el número de neutrones que hay en el núcleo). Por ejemplo, la quema de petróleo y carbón ha hecho que a los sedimentos lleguen enormes cantidades de un isótopo concreto de carbono que es el usado por las plantas, fuente de ambos combustibles. Junto a estos, ciertos isótopos de hidrógeno y oxígeno también podrían cambiar sus niveles si la supuesta civilización anterior fuera como la nuestra y calentase el clima con su actividad industrial.

Los fertilizantes, centrados en el enriquecimiento en nitrógeno, son también una posible huella presente en el registro geológico, según los autores. Junto a estos, también podrían encontrarse productos químicos artificiales y contaminantes durante largos períodos de tiempo. Algunos isótopos radiactivos de vida muy larga, como el plutonio 244 o el curio 247 podrían ser indicativos de una pasada guerra nuclear.

Por encima de todas estas huellas está a del plástico. Los autores ven probable que sean una huella persistente a largo plazo aunque reconocen que no está claro en qué tipo lugares debería buscarse ni en qué condiciones este material se conservaría durante el tiempo suficiente.

Por último, hacen un recorrido por varios eventos geológicos del pasado que introdujeron cambios abruptos en el registro geológico y en el fósil. Muchos coinciden con eventos cataclísmicos, como erupciones volcánicas o el impacto de asteroides, pero en otros casos no está tan claro cuál pudo ser el detonante de dichos cambios.

Los autores explican que no quieren caer en la especulación de hipótesis que no puedan falsarse, es decir, descartarse, pero sugieren que su trabajo puede ser una fuente de inspiración para hacer más investigaciones y para llevarlas a cabo desde otra perspectiva.

Aunque dudan fuertemente de que existiera una civilización industrial terrestre antes de la nuestra, creen que analizar estas cuestiones desde un punto de vista científico es muy interesante para la búsqueda de vida fuera de la Tierra y para estudiar el alcance del Antropoceno, la era geológica aparentemente provocada por la actividad industrial. Quizás en el plazo de unos pocos millones de años lo único que quede de la actual civilización sea un puñado de desequilibrios físico-químicos en el registro geológico.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar