martes, 27 de septiembre de 2016

Los caballos pueden utilizar símbolos para hablarnos


Los caballos apuntaban con sus hocicos a unos símbolos para expresar su deseo de llevar o no una manta - Archivo

Un curioso experimento con equinos entrenados para decir a los humanos si quieren llevar o no una manta

Los caballos pueden aprender a utilizar símbolos para comunicarse con nosotros. En un sorprendente experimento, investigadores del Instituto de Veterinaria de Noruega enseñaron a 23 caballos de carreras a apuntar con sus hocicos hacia uno de tres símbolos dibujados en un cartel para comunicar a los científicos si querían o no llevar un manta.

Según publican los autores en la revista científica Applied Animal Behaviour Science, los equinos debían decidir entre una línea horizontal negra sobre fondo blanco, que indicaba que deseaban llevar una manta; una línea vertical en negro sobre un fondo blanco para pedir que la manta que portaban fuera retirada, y una señal en blanco que significa que no hay cambio.

Los caballos recibieron un entrenamiento para apuntar a uno de los símbolos, y de acuerdo a su elección, se les daba una manta, se les retiraba, o no se producía ningún cambio en absoluto. Después de unas semanas de entrenamiento, todos los caballos habían aprendido a señalar el símbolo correcto con el fin de recibir una manta, informa la web Science Nordic.

Los científicos probaron si los caballos entendían completamente el significado de los símbolos dejándoles elegir en diferentes condiciones climáticas. Y resultó que, en los días cálidos y soleados, los caballos eligieron el símbolo asociado a retirar la manta si la llevaban puesta. Si no la tenían encima, simplemente elegían la señal que les dejaba igual.

Pero en los días fríos o de tormenta, 10 de los 12 caballos sin manta señalaron con sus hocicos la señal que indicaba que querían una. Los caballos que ya tenían manta optaron por «ningún cambio».

Los resultados indican que los caballos entienden las consecuencias de su elección. «Es plausible que los caballos tomaran sus decisiones porque querían cubrirse cuando hace frío», dice Karina Bech Gleerup, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, quien ha estudiado con anterioridad cómo los caballos muestran dolor a través de sus expresiones faciales, el lenguaje corporal y el comportamiento. «Los caballos han sido domesticados durante muchos cientos de años y son muy buenos en la lectura de cambios sutiles en las expresiones faciales. Este estudio amplía el conocimiento acerca de cómo podemos comunicarnos con ellos», dice.

FUENTE: ABC.ES

La cara humana ya está cambiando


Timothy Bromage, paleoantropólogo de la Universidad de Nueva York - Ernesto Agudo

El paleoantropólogo Timothy Bromage describe cómo ha evolucionado nuestro rostro al tiempo que lo ha hecho el cerebro

«La cara humana es única», dice Timothy Bromage, paleoantropólogo de la Universidad de Nueva York. El científico ha participado en un simposio internacional organizado por la Fundación Ramón Areces hace unos días en Madrid para explicar cómo esta parte del cuerpo, capaz de expresar un sin fin de emociones, se ha transformado a medida que lo hacía el cerebro.

-¿Cuándo podemos hablar de la aparición de un rostro que parece humano?

-Si miramos en el registro fósil, encontramos al Homo antecessor (900.00 años), descubierto en la Gran Dolina, en el yacimiento de Atapuerca (Burgos), que tiene aspectos de desarrollo facial que, curiosamente, son muy parecidos a los de los humanos modernos. La forma en la que está organizada la cara en relación con el cerebro se parece más a la nuestra que a la de otros homínidos hallados en la cercana Sima de los Huesos, más similares a los neandertales, como el heidelbergensis.

-¿Y la cara moderna, la nuestra?

-Las raíces de la cara que tenemos ahora comenzaron hace unos 100.000 años, probablemente un poco más. Si miras esa cara no es exactamente como la nuestra actual, pero las raíces se retraen a entonces. La cara humana moderna tiene entre 35.000 y 25.000 años. Es curioso, porque puedes ver algunos de esos rasgos humanos en homínidos tempranos y no en otros más tardíos, como los neandertales.

-¿Cuál es la característica más distintiva de la cara humana?

-La estructura de nuestra cara ha crecido debajo del cerebro (en vertical) en vez de por delante. De hecho, y en realidad no es sorprendente, la cara humana moderna crece de esta forma (señala su cara de delante hacia atrás). Podemos estudiar esa evidencia en los fósiles.

-Y, aparte del antecessor, ¿es completamente diferente de la del resto de homos?

-Las primeras especies de homo, en sus orígenes, tenían caras muy pronunciadas, mandíbulas salientes, dientes más grandes... Pero luego hubo una reducción de la cara y, al mismo tiempo, un agrandamiento del cerebro, así que esas dos cosas están conectadas.

-¿El desarrollo del cerebro es lo que da forma a la cara?

-El tamaño del cerebro está inversamente relacionado con el tamaño de la cara. Cerebro más grande, cara más pequeña. Ambas cosas están unidas y nadie sabe la razón. Algunos creen que es por una cuestión mecánica, para organizar la masa de la cabeza de una forma más eficiente. Si miras a todos los primates, se cumple la misma relación, da igual que no sean homos.

-¿Y ocurre lo mismo con otros animales?

-Nadie lo ha investigado. Hay mucho que averiguar aquí.

-Los neandertales también eran inteligentes, pero tenían una cara muy diferente de la nuestra.

-Sí. La diferencia fundamental se encuentra en el medio de la cara. La cavidad para la nariz era más grande y la respiración mucho más expandida. Una explicación para ello es el intento de humidificar y hacer más cálido el aire, para adaptarse a condiciones ambientales frías y secas. Esto incrementaba al capacidad respiratoria de los neandertales. Es una adaptación interesante.

-¿Por qué tenemos la cara que tenemos?

-La cara incorpora la mayoría de los sentidos del cuerpo, la vista, el sabor, el olor... necesarios para vivir, y eso es importante. Pero también es importante para comer y muchos científicos hablan del sistema masticatorio. Tenemos la cara que tenemos por el tamaño de los dientes, por los músculos que usamos para masticar... todo eso tiene un gran impacto.

-Y sonreímos, guiñamos el ojo, fruncimos la nariz...

-En efecto. Otro factor muy importante es que los humanos tenemos una cara terriblemente expresiva para dar información a otra gente, de forma que puedan leer nuestra mente. Está claro que la cara también tiene un alto significado social, no solo biológico

-¿Somos la única especie que tiene esa habilidad?

-No. Incluso Charles Darwin escribió sobre este fenómeno. Es una habilidad que los humanos tenemos particularmente, pero también los simios pueden obtener información de otros miembros del grupo por la expresión facial. Incluso los monos son expresivos, hacen gestos y tienen su comunicación no verbal. Pero el rango de sentimientos que los humanos podemos expresar con nuestra cara es incomparable. Los humanos somos particularmente sensibles a las expresiones de la cara de otras personas.

-¿Y los únicos que nos reconocemos unos a otros por la cara?

-No, no. Estoy seguro de que los grandes simios pueden hacerlo. Hay buenos estudios sobre ello.

-¿Puede la cara humana cambiar en el futuro?

-Lo está haciendo ya. Todos los sistemas evolutivos, como lo es la cara, tienen un propósito y funciones. Si cambias las condiciones de esos propósitos y de esas funciones, entonces la cara cambiará.

-¿Cómo lo está haciendo?

-El mejor ejemplo son los problemas de salud que la gente tiene en la actualidad. Nuestra mandíbula y dientes estaban adaptados a comer comida dura, pero en las sociedades industrializadas hemos dejado de hacerlo. Comemos comida blanda y los huesos no se desarrollan como deben, así que lo que está pasando es que a mucha gente tienen que quitarle los dientes porque no tienen espacio. La función y el propósito cambian por comer un tipo diferente de comida pero no tienes tiempo para evolucionar una nueva cara porque es demasiado rápido.

-¿Hay más consecuencias?

-Otro problema es la apnea del sueño. El espacio para respirar es más pequeño y tienes más riesgo de que no llegue suficiente oxígeno. La apnea del sueño es la consecuencia directa de una reducción innatural de la cara de una persona.

-¿Cómo imagina la cara humana en el futuro?

-Ya hay un número cada vez más alto de personas en el mundo que nacen sin el tercer molar (las muelas del juicio), lo que contribuye a una continua reducción en el tamaño de la cara. Es adaptativo, si comes comida blanda, con dos molares basta. Por otro lado, no hay evidencias de que el cerebro esté creciendo. Probablemente haya una reducción en el tamaño de la cara, pero eso será todo lo que veremos en el futuro. Y solo ocurrirá en el mundo industrializado, en el resto, donde todavía comen alimentos duros, no hay estos problemas y sus caras no tienen que cambiar. Todo dependerá de cuánta gente empiece a comportarse como nosotros.

FUENTE: ABC.ES

Mercurio, el increíble planeta menguante


Mercurio sigue menguando hoy en día - NASA/JHUAPL/Carnegie Institution of Washington/USGS/Arizona State University

Este mundo continúa reduciendo su tamaño y, como la Tierra, tiene actividad tectónica

Es pequeño, hace calor, y está menguando... Los científicos saben desde hace tiempo que Mercurio, el planeta más interno del Sistema Solar, se contrae sobre sí mismo a medida que su núcleo se enfría lentamente. Ahora, nuevas imágenes obtenidas por la sonda Messenger de la NASA muestran con detalle formaciones geológicas que indican que es muy probable que esa disminución de tamaño continúe en nuestros días, convirtiendo este mundo en uno, como la Tierra, con actividad tectónica...

Pequeños escarpes no detectados anteriormente ha aparecido en las imágenes recogidas durante los últimos 18 meses por la misión Messenger en órbita alrededor de Mercurio, según un nuevo artículo publicado en Nature Geoscience. Durante estos últimos meses de la misión, la altitud de la nave espacial se redujo permitiendo que tomase imágenes de la superficie a resoluciones más altas que nunca.

«Estos escarpes a pequeña escala son órdenes de magnitud más pequeños, con sólo unos pocos kilómetros de largo y decenas de metros de relieve, que los más grandes conocidos previamente en la superficie de Mercurio», dice Maria Banks, del Instituto de Investigación de Ciencia Planetaria, quien analizó las imágenes de la Messenger. «El constante bombardeo de meteoritos degrada rápidamente y destruye las estructuras de este tamaño, lo que indica que deben haberse formado hace relativamente poco tiempo. Son comparables en tamaño a los escarpes muy pequeños identificados en la superficie lunar atribuidos a la reducción de la Luna».

Estas formaciones aparecen como formas de relieve tipo acantilado. Escarpes más grandes y más antiguos fueron identificados tanto en las imágenes de la Messenger como en las de la Mariner 10 y son pruebas de la contracción global de Mercurio, ya que es el interior refrigerado lo que hace que la corteza se encoja.

«La joven edad de los escarpes pequeños significa que Mercurio se une a la Tierra como un planeta tectónicamente activo en nuestro Sistema Solar, con nuevas fallas probablemente formándose hoy en día a medida que el interior de Mercurio sigue enfriándose», dice Thomas R. Watters, del Centro de Estudios de la Tierra y el Espacio y el Museo Nacional del Aire y el Espacio en Washington.

Cada vez más frío
Esta actividad presente, junto con la evidencia de la antigua y el reciente descubrimiento de que el campo magnético global de Mercurio estaba presente hace miles de millones de años, apoya la hipótesis del lento enfriamiento del núcleo externo todavía caliente de Mercurio.

En la Luna, los sismógrafos desplegados durante las misiones Apolo detectaron sismos de poca profundidad relacionadas con el fenómeno de los escarpes. Algunos de estos sismos lunares alcanzaron magnitudes de cerca de 5 en la escala Richter. Los científicos creen que sismógrafos desplegados sobre Mercurio en futuras misiones probablemente podrían detectar temblores similares en el planeta.

«Esto es por lo que exploramos», dice Jim Green, director de Ciencia Planetaria de la NASA. «Durante años, los científicos creían que la actividad tectónica de Mercurio se produjo en el pasado distante. Es interesante tener en cuenta que este pequeño planeta, no mucho más grande que la Luna, sigue activo aún hoy en día».

FUENTE: ABC.ES

China busca vida extraterreste con el mayor telescopio del mundo


Tianyan, que en chino significa «El ojo del Cielo», tiene un plato de 500 metros de apertura - XINHUA

Con 500 metros de diámetro, tiene el doble de sensibilidad para explorar el espacio

Tras cinco años de obras y una inversión de 1.200 millones de yuanes (160 millones de euros), este domingo entró en funcionamiento en China el mayor telescopio del mundo. Con esta gigantesca estructura de 500 metros de diámetro, formada por 4.450 paneles reflectores que ocuparían 30 campos de fútbol, los científicos chinos explorarán el espacio y buscarán vida extraterrestre.

Superando ampliamente al telescopio de Arecibo en Puerto Rico, que hasta ahora era el mayor del mundo con sus 350 metros de diámetro, el autoritario régimen de Pekín da un paso más en su ambiciosa carrera espacial. Denominado oficialmente FAST (siglas en inglés de Telescopio de Apertura Esférica de 500 Metros), el ingenio ya ha sido apodado «Tianyan», que en mandarín significa «El ojo del cielo». Gracias a la mejora de su sensibilidad, que dobla a la del observatorio de Arecibo y aumenta diez veces su velocidad de rastreo, el nuevo radiotelescopio detectará púlsares en el espacio y moléculas interestelares en su búsqueda de signos de comunicación alienígena.

El «ojo del cielo»
Durante su período de pruebas, que comenzó en julio tras la instalación del último panel reflector, «El ojo del cielo» ya ha captado un conjunto de ondas electromagnéticas de alta calidad enviadas por una estrella a 1.351 años-luz, según informa la agencia estatal de noticias Xinhua. Gracias a su precisión, los astrónomos confían en que el telescopio aporte nuevos descubrimientos al estudio de las ondas gravitacionales e incluso a la teoría de la relatividad. Dando buena cuenta de su sensibilidad, los científicos chinos se ufanan de que sería hasta capaz de captar la señal de un teléfono móvil en la Luna. A menos que sufra una avería u ocurra una revolución tecnológica, todo indica que el radiotelescopio chino liderará la observación del espacio durante las dos próximas décadas.

Aunque las autoridades de Pekín han prometido que este ingenio estará abierto a otros científicos del mundo, en los dos primeros años solo será utilizado por técnicos chinos, que se dedicarán a darle los ajustes finales. Diseñado y construido por científicos del país, «El ojo del cielo» vuelve a poner de manifiesto los logros alcanzados por este país, que en verano puso en órbita el primer satélite cuántico del mundo y hace dos semanas lanzó su segundo laboratorio espacial.

Para construir este enorme artefacto, que se alza en una valle de montañas kársticas al suroeste de China, las autoridades han tenido que realojar a unos 8.000 campesinos de la zona, ya que el telescopio exige un radio de cinco kilómetros de silencio. Enclavado en el condado de Pingtang, en la provincia de Guizhou, los turistas que lo visiten deberán apagar sus teléfonos móviles para no interferir en las señales que capte procedentes del espacio.

Un nuevo parque astronómico
Además de trasladar a los desalojados a diez kilómetros del telescopio, donde se han construido 600 apartamentos para ellos en dos nuevos pueblos, las autoridades han construido un parque astronómico para atraer a los turistas. Por 368 yuanes (50 euros), los visitantes podrán ver el descomunal telescopio desde un mirador en una montaña cercana, siempre y cuando apaguen sus móviles, cámaras digitales y otros dispositivos electrónicos. Durante la fase de pruebas, solo se admitirán al día unas 2.000 personas, que también podrán continuar el recorrido por un planetario de 5.000 metros cuadrados.

Desde que Pekín lanzó a su primer astronauta al espacio en 2003, ha llevado a cabo cinco misiones tripuladas y ha posado un vehículo sobre la Luna, adonde quiere regresar en 2020. Con su nuevo telescopio, China le disputa a Estados Unidos y Rusia la conquista de las estrellas.

FUENTE: ABC.ES

Stephen Hawking vuelve a advertir sobre los extraterrestres


Un fotograma del documental protagonizado por Stephen Hawking - CuriosityStream

El físico dice en un nuevo documental que la humanidad podría ser víctima de una civilización de «saqueadores»

La humanidad debería ser cautelosa en la búsqueda de contacto con civilizaciones alienígenas, ha vuelto a advertir el físico teórico Stephen Hawking en un documental.

En 2010, el científico planetaba que, de existir, los extraterrestres inteligentes podrían ser saqueadores que buscan por el cosmos fuentes que explotar y planetas que conquistar y colonizar. Ahora, vuelve a expresar sus recelos en «Stephen Hawking's Favourite Places», un nuevo documental disponible en el servicio de vídeo CuriosityStream.

«Un día, podríamos recibir una señal de un planeta en esas circunstancias -afirma Hawking en el documental, en referencia al mundo potencialmente habitable conocido como Gliese 832c-, pero deberíamos ser cautelosos en responder. Encontrar una civilización avanzada podría ser como cuando los nativos americanos se encontraron con Colón. Aquello no les salió nada bien».

Las reflexiones de Hawking sobre los extraterrestres forman parte de un documental de 26 minutos que muestra al científico describiendo el Cosmos a bordo de una nave espacial imaginaria llamada SS Hawking, con la que realiza cinco paradas diferentes.

Hawking observa el Big Bang que creó el Universo, visita un agujero negro monstruoso en el centro de la Vía Láctea, viaja a Gliese 832c y orbita Saturno. Su viaje termina en Santa Bárbara (California), que el famoso científico llama su hogar cuando está fuera de casa, en recuerdo de su etapa en el Instituto de Tecnología de California (Caltech).

FUENTE: ABC.ES

La NASA descubre siete grandes géiseres de agua en la luna Europa de Júpiter


Fotografía cedida por la NASA, que muestra una captura del telescopio espacial Hubble sobre la luna Europa, de Júpiter - AFP

Forma parte de ese pequeño grupo de lunas del Sistema Solar en las que podría haberse desarrollado la vida

Desde que la NASA anunció hace unos días que se disponía a hacer un «sorprendente anuncio» sobre Europa, una de las lunas más esperanzadoras de Júpiter, la expectación no ha dejado de crecer. Europa, en efecto, forma parte de ese pequeño grupo de lunas del Sistema Solar en las que podría haberse desarrollado la vida. La corteza de Europa consiste en una gruesa capa de hielo de agua, bajo la que se cree que existe un gran océano subterráneo.

[Así hemos contado en ABC.es en directo el anuncio de la NASA]

La rueda de prensa se llevó a cabo para explicar los últimos hallazgos, obtenidos a partir de una serie de imágenes del Telescopio Espacial Hubble. Aunque para empezar, los investigadores, saliendo al paso de los rumores que han asaltado estos días internet, han explicado que el anuncio no tiene nada que ver con la detección de vida en Europa, aunque sí con sus océanos subterráneos. «Antes de poder enviar una misión a Europa -explicaron los científicos- pasará mucho tiempo. Por eso, para verlo ahora hemos recurrido al Hubble».

Nuevos géiseres de agua han sido descubiertos en Europa, nuevas evidencias de que bajo sus hielos se esconde un enorme océano global, similar al descubierto en Encélado, un satélite de Saturno que también está cubierto por una gruesa capa de hielo. El hallazgo fue hecho en el hemisferio sur del satélite joviano, y para descubrir los géiseres, que alcanzan hasta 200 km. de altura, hubo que llevar las capacidades de detección del Hubble hasta el límite. Las nuevas imágenes sugieren que los géiseres se producen durante su órbita alrededor del gigantesco Júpiter, al que, como nuestra Luna, está "anclado" gravitatoriamente, lo cual significa que siempre ofrece la misma cara al planeta. Siete géiseres han sido descubiertos en total.

La observación incrementa, según los investigadores, las posibilidades de que la NASA se decida a enviar pronto una misión específica para estudiar de cerca la enigmática luna joviana.

«El océano subterráneo de Europa está considerado como uno de los lugares más prometedores del Sistema Solar para albergar vida -afirmó Geoff Yolder, administrador asociado de la NASA-. Estos géiseres, si realmente están ahí, pueden proporcionarnos otra forma de obtener muestras del subsuelo de Europa».

Con sus cerca de 200 km. de altura, los chorros, presumiblemente, vuelven a depositar su contenido sobre la superficie del satélite en forma de lluvia. Se estima que el océano global subterráneo de Europa contiene más del doble de agua que la suma de todos los océanos terrestres. Pero toda esa agua está oculta y protegida por una capa de hielo extremadamente frío y duro y cuyo grosor se desconoce, aunque algunas investigaciones apuntan a que podría llegar a tener hasta 100 km. Por eso, los géiseres constituyen una posibilidad tentadora para obtener muestras del océano subterráneo sin necesidad de perforar la superficie.

El equipo de científicos, capitaneado por William Sparks, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScl) observó los géiseres «como largos dedos que se proyectaban al espacio» mientras la Luna pasaba frente al planeta gigante.

El propósito original de los investigadores era determinar las características de la atmósfera de Europa. Utilizando los mismos métodos que permiten detectar atmósferas alrededor de planetas alrededor de otras estrellas, el equipo se dio cuenta de que había vapor de agua procedente de la superficie.

«La atmósfera de un planeta extrasolar bloquea parte de la luz de la estrella que tiene detrás -explica Sparks-. Si existe una delgada atmósfera alrededor de Europa, ésta tendría el potencial de bloquear, del mismo modo, parte de la luz de Júpiter, y nosotros veríamos eso como una silueta».

En diez ocasiones diferentes a lo largo de 15 meses de trabajo, los investigadores observaron cómo Europa pasaba frente a Júpiter. Y pudieron ver los géiseres en plena actividad en tres de esas ocasiones. El trabajo constituye una nueva y sólida evidencia de la presencia de géiseres de agua en Europa. En 2012, otros científicos ya habían detectado evidencias de vapor de agua surgiendo de la superficie de la luna helada y alcanzando unos 160 km. de altura. Ahora, aunque utilizando un método diferente, los científicos de la NASA han reforzado esa conclusión. Sin embargo, para confirmar definitivamente el hallazgo se necesita más resolución de la que puede aportar el Hubble.

Si los resultados se confirman de forma definitiva, Europa se convertirá en la segunda luna del Sistema Solar con géiseres activos de vapor de agua. En 2005, en efecto, la sonda Cassini ya confirmó su existencia en la luna de Saturno Encélado.

En el futuro, los científicos podrán utilizar la visión infrarroja del nuevo telescopio espacial James Webb, que será lanzado e 2018, para confirmar esta «actividad de ventilación» en Europa. Al mismo tiempo, la NASA planea ya una misión específica para confirmar la existencia de los géiseres y estudiarlos más de cerca. Aunque eso llevará más tiempo.

«Las capacidades únicas del Hubble para observar estos chorros -afirmó Paul Hertz, director de la división de Astrofísica de la NASA en Washington-, demuestra una vez más la habilidad del telescopio espacial para llevar a cabo observaciones para las que no había sido programado. Esta observación abre todo un mundo de posibilidades, y ahora no tenemos más remedio que esperar a que futuras misiones, y el telescopio espacial James Webb, aporten nuevos datos a este excitante descubrimiento».

FUENTE: ABC.ES