Ir al contenido principal

Descubren doce nuevas lunas de Júpiter, incluido un «bicho raro»


El planeta más grande del Sistema Solar tiene ya 79 satélites naturales

El gigantesco Júpiter no puede quejarse de compañía. Investigadores han descubierto en su órbita doce nuevas lunas, lo que eleva su número de satélites naturales a 79, la mayor cantidad alrededor de cualquier planeta de nuestro Sistema Solar. Además, la más pequeña de todas ellas (no llega al kilómetro de diámetro frente a los tres de la más grande) ha sido bautizada como «bicho raro» por su excéntrica trayectoria, que no se parece a la de ninguna otra de sus compañeras.

El equipo dirigido por Scott S. Sheppard, del Instituto Carnegie, vio por primera vez las lunas en la primavera de 2017 mientras rastreaba objetos lejanos como parte de la búsqueda de un posible planeta masivo más allá de Plutón. Los astrónomos creen que un mundo desconocido, llamado popularmente Planeta X o Planeta Nueve, podría existir en los límites de nuestro sistema, lo que explicaría la similitud de las órbitas de varios pequeños objetos extremadamente distantes. Una hipótesis interesante pero controvertida que todavía no ha sido demostrada.

Pero esa es otra historia. Lo que ocurrió es que Júpiter «simplemente estaba en el cielo cerca de donde estábamos buscando, así que al mismo tiempo podíamos buscar nuevas lunas alrededor del planeta», explica Sheppard. De esa forma encontraron una decena de pequeños cuerpos diminutos hasta ahora desconocidos. Gareth Williams, del Minor Planet Center de la Unión Astronómica Internacional, usó las observaciones del equipo para calcular las órbitas de las lunas recién descubiertas, un proceso laborioso que se prolongó durante un año.


Nueve de las nuevas lunas son parte de un enjambre externo distante que orbita el planeta en dirección retrógrada u opuesta a la rotación de Júpiter (en el sentido de las agujas del reloj). Estas lunas retrógradas distantes se agrupan en al menos tres agrupaciones orbitales distintas y se cree que son los restos de tres cuerpos parentales más grandes que una vez se separaron durante colisiones con asteroides, cometas u otras lunas. Tardan unos dos años en orbitar Júpiter.

Otras dos nuevas lunas forman parte de un grupo interno más cerrado que orbita en la misma dirección que la rotación del planeta (movimiento prógrado, en el sentido contrario a las agujas del reloj). Tienen distancias orbitales y ángulos de inclinación similares alrededor de Júpiter, y se cree que también son fragmentos de una luna más grande que se rompió. Tardan algo menos de un año en darle una vuelta al planeta.

Pero la última luna, la más pequeña, ha sido apodada «bicho raro» porque tiene una órbita que no se parece a la de ninguna otra luna joviana conocida. Este cuerpo «extravagante» también es prógrado, pero es más distante y está más inclinado que el grupo de lunas que orbita en la misma dirección, por lo que su órbita cruza la de las lunas retrógradas externas. Su viaje dura aproximadamente un año y medio,

Como resultado, es mucho más probable que se produzcan colisiones frontales entre el «bicho raro» y las lunas retrógradas, que se mueven en direcciones opuestas. «Esta es una situación inestable», afirma Sheppard. «Las colisiones frontales romperían rápidamente los objetos y los reducirían a polvo».

El origen de Valetudo
Los investigadores creen que las diversas agrupaciones lunares que vemos hoy pudieron formarse en el pasado distante a través de ese mecanismo exacto. El pequeño «bicho raro» podría ser el último remanente restante de una luna en órbita más grande, que formó algunas de las agrupaciones lunares retrógradas durante colisiones frontales. Proponen llamarla Valetudo en recuerdo de la bisnieta del dios romano Júpiter, la diosa de la salud y la higiene.

Elucidar las complejas influencias que dieron forma a la historia orbital de estas lunas puede arrojar luz sobre los primeros años de nuestro Sistema Solar. Por ejemplo, el descubrimiento de que las lunas más pequeñas en los diversos grupos orbitales de Júpiter aún son abundantes sugiere que las colisiones que las crearon ocurrieron después de la era de la formación planetaria, cuando el Sol todavía estaba rodeado por un disco giratorio de gas y polvo del que nacieron los planetas.

Debido a sus tamaños, de uno a tres kilómetros, estas lunas están más influenciadas por el gas y el polvo circundantes. Si estas materias primas aún estuvieran presentes cuando la primera generación de lunas de Júpiter colisionó para formar sus actuales agrupaciones de lunas, el arrastre ejercido por cualquier gas y polvo restante en las lunas más pequeñas habría sido suficiente para hacer que se movieran en espiral hacia Júpiter. Su existencia muestra que probablemente se formaron después de que este gas y polvo se disiparon.

Las cuatro lunas más grandes de Júpiter son Io, Europa, Ganímedes y Calixto. Galileo Galilei las descubrió en 1610, revolucionando lo que sabemos sobre astronomía. Europa es uno de los mundos que la NASA investiga en busca de vida fuera de la Tierra.



FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Avíon de la Fuerza Aerea americana intercepta ovni en espacio aereo chileno en 1978

POR ALFONZO SALAZAR:
Comparto con ustedes otro importante informe en el cuel un avion radar boeing 707 de la USAF fuerza aerea de los estados unidos estuvo involucrado en una intercepcion ovni en espacio aereo chileno sobre los andes,un caso apasionante del cual debe haber documentos.Los Ovnis y la FACH 3: Observadores Estelares.

(Autor: Aristofanes Alemparte.)

Introducción.
El año 1978 las hermanas repúblicas de Chile y Argentina enfrentaron una crisis que nos mantuvo "ad portas" de un enfrentamiento bélico. Por cuestiones de soberanía sobre ciertas islas y otros roquerios menores del cono sur, comenzó un movimiento de fuerzas militares y aeronavales que solo "esperaban ordenes".
En este teatro de operaciones ocurrió un extraño y revelador suceso, que pudo haber sido mucho mas enigmático si no hubiésemos contado con modernas aeronaves y valientes aviadores. Este caso fue denominado:
Observadores Estelares.
Nuestra brigada aerea estacionada en la base El Tepual, e…

La Luna pudo tener vida en el pasado

Imagen de la cámara métrica del Apolo 16 de la zona este y del otro lado de la Luna - NASA

Dos investigadores sugieren que formas de vida simples habitaron charcos de agua en la superficie lunar hace miles de millones de años

Judith de Jorge
@judithdj

La Luna es un lugar inhóspito. La intensa radiación, la falta de atmósfera, los drásticos cambios de temperatura y su polvo abrasivo, hacen de nuestro satélite un infierno en el que la vida es imposible. Sin embargo, quizás hubo un tiempo en el que sus condiciones fueron más benévolas. Dirk Schulze-Makuch, astrobiólogo de la Universidad Estatal de Washington, e Ian Carwford, profesor de ciencia planetaria y astrobiología en la Universidad de Londres, creen que nuestro satélite natural pudo albergar sencillas formas de vida sobre su superficie en un pasado distante.

Según los investigadores, estas etapas buenas para la vida pudieron ocurrir poco después de que la Luna se formara a partir de un disco de escombros hace 4.000 millones de añ…