Ir al contenido principal

Hallan un nuevo planeta prometedor para la vida


Kepler apunta al plano de la galaxia para obtener imágenes de planetas en tránsito

Forma parte de un sistema de tres mundos un poco más grandes que el nuestro que orbitan una estrella cercana

Más de un año después de haber puesto fin a su vida práctica, el telescopio espacial Kepler de la NASA sigue dando sorpresas. A pesar de haber perdido sistemas de orientación críticos, el instrumento ha sido capaz de descubrir tres planetas sólo un poco más grandes que la Tierra que giran alrededor de un mismo sol. El que tiene la órbita más externa es el más interesante, ya que se encuentra en la zona de habitabilidad de la estrella, una región donde las temperaturas de la superficie podrían ser lo suficientemente moderadas para que exista agua líquida y, quizás, la vida.

La estrella, EPIC 201367065, es una enana roja aproximadamente de la mitad del tamaño y la masa de nuestro Sol. A 150 años luz de nosotros, se encuentra entre las diez estrellas más cercanas que tienen planetas en tránsito. Su proximidad significa que es lo suficientemente brillante para que los astrónomos puedan estudiar las atmósferas de los planetas a su alrededor para determinar si son como la terrestre y pueden ser propicios a la vida.

«Una atmósfera delgada hecha de nitrógeno y oxígeno ha permitido la vida sobre la Tierra. Pero la naturaleza está llena de sorpresas. Muchos exoplanetas descubiertos por la misión Kepler están envueltos por atmósferas gruesas, ricas en hidrógeno que probablemente son incompatibles con la vida tal como la conocemos», explica Ian Crossfield, astrónomo de la Universidad de Arizona y responsable del estudio, presentado a la revista Astrophysical Journal y ya disponible en arXiv.

Los tres planetas son 2,1, 1,7 y 1,5 veces el tamaño de la Tierra. El planeta más exterior, el de 1,5 radios terrestres, es el más pequeño del grupo y orbita lo suficientemente lejos de su estrella madre como para recibir los niveles de luz similares a los recibidos por la Tierra del Sol, según explica Erik Petigura, estudiante graduado de la Universidad de Berkeley que descubrió los planetas el pasado 6 de enero mientras realizaba un análisis informático de los datos de Kepler que la NASA ha puesto a disposición de los astrónomos. Calculó que los tres planetas reciben 10,5, 3,2, y 1,4 veces la intensidad de luz de la Tierra.

«Hay una posibilidad muy real de que el planeta más exterior sea rocoso como la Tierra, lo que significa que podría tener la temperatura adecuada para albergar océanos de agua líquida», dice Petigura.

Apuntar a la eclíptica
Después de que el investigador encontrara los planetas en las curvas de luz de Kepler, el equipo empleó rápidamente telescopios en Chile, Hawái y California para caracterizar la masa, el radio, la temperatura, y la edad de la estrella. El siguiente paso serán observaciones con telescopios, incluyendo el espacial Hubble, para tomar la huella digital espectroscópica de las moléculas en las atmósferas planetarias. Si son ricas en hidrógeno, el Hubble verá la señal delatora.

El descubrimiento es tanto más notable por el precario estado del telescopio Kepler, que ha perdido las dos ruedas de reacción que lo mantenían apuntando a un punto fijo en el espacio. Kepler renació en 2014 como «K2» con la estrategia de apuntar en el plano de la órbita de la Tierra, la eclíptica, para estabilizar la nave espacial. Kepler ha vuelto para buscar planetas mediante la técnica de los eclipses o «tránsitos», cuando los mundos pasan frente a sus estrellas y bloquean periódicamente parte de la luz estelar.

«Este descubrimiento demuestra que el K2 puede todavía encontrar planetas emocionantes y científicamente convincentes», dice Petigura. «Kepler todavía puede hacer una gran ciencia».

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar