Ir al contenido principal

Cien mil millones de planetas en la Vía Láctea

Un nuevo estudio concluye que hay un planeta por cada estrella, aunque podrían ser muchos más

Cien mil millones. Ese es el número de planetas que, como mínimo, contiene nuestra galaxia, la Vía Láctea, según un estudio realizado por Jonathan Swift, del Instituto Caltech de Pasadena y recién publicado en The Astrophysical Journal. "Es un número asombroso, si lo pensamos bien -afirma el científico-. Básicamente, hay un planeta por cada estrella".

Swift y sus colegas llegaron a esta conclusión tras estudiar un sistema de cinco mundos llamado Kepler 32, a unos 915 años luz de la Tierra. Los cinco mundos fueron detectados con el Telescopio Espacial Kepler, de la NASA, que mide el pequeño oscurecimiento que causa un planeta cuando pasa por delante de su estrella.

Los planetas de Kepler 32 orbitan alrededor de una estrella enana de la clase M, (una enana roja) las más comunes y abundantes en nuestra galaxia. De hecho, se piensa que cerca del 75% de las cien mil millones de estrellas que contiene la Vía Láctea son de esta misma clase.

Además, los cinco mundos del sistema Kepler 32 tienen un tamaño similar al de la Tierra y orbitan bastante cerca de su estrella, algo en lo que coinciden con muchos otros planetas descubiertos alrededor de otras estrellas de la misma clase. Pueden, por lo tanto, ser considerados como un "estandar" para la búsqueda de mundos dentro de nuestra galaxia.

Una «piedra Roseta»
"Normalmente -afirma John Johnson, coautor del estudio- intentamos no usar el término 'Piedra Roseta' para los objetos que descubrimos, pero esto es lo más parecido a la Piedra Roseta que hayamos visto nunca. Es como desentrañar un idioma que lleváramos tiempo intentando comprender, el idioma de la formación de los planetas".

Kepler solo puede detectar sistemas planetarios si éstos están orientados correctamente con respecto al telescopio. De otro modo, el instrumento es incapaz de detectar el leve oscurecimiento de la estrella que se produce cuando uno de sus planetas pasa por delante de ella. Los investigadores, pues, calcularon cuáles son las posibilidades de que un sistema planetario alrededor de una estrella enana del tipo M tenga precisamente esa orientación. Después, combinaron la cifra con el número de sistemas que el telescopio es capaz de detectar y obtuvieron una estimación de cien mil millones de planetas.

Hay que tener en cuenta que el equipo sólo consideró mundos que orbiten muy cerca de estrellas enanas de la clase M. El análisis, por lo tanto, no incluye a los eventuales mundos exteriores que podrían tener esas mismas estrellas, ni tampoco a los planetas que orbitan alrededor de estrellas de otras clases.

Por lo tanto, nuestra galaxia podría tener muchos más mundos de los que sugiere la estimación, quizá hasta el doble (doscientos mil millones), lo que implicaría una media de dos planetas por estrella.

Ahora solo falta multiplicar ese número por los billones de galaxias que hay "ahí fuera" para hacernos una idea de la inmensa cantidad de planetas que, como el nuestro, giran alrededor de alguna estrella. El resultado es abrumador y no resulta fácil expresarlo en cifras. En todo caso, se trata de un campo gigantesco de investigación y de un indicativo más de que, entre tanta inmensidad, debe por fuerza existir algún otro mundo en el que haya surgido la vida.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Avíon de la Fuerza Aerea americana intercepta ovni en espacio aereo chileno en 1978

POR ALFONZO SALAZAR:
Comparto con ustedes otro importante informe en el cuel un avion radar boeing 707 de la USAF fuerza aerea de los estados unidos estuvo involucrado en una intercepcion ovni en espacio aereo chileno sobre los andes,un caso apasionante del cual debe haber documentos.Los Ovnis y la FACH 3: Observadores Estelares.

(Autor: Aristofanes Alemparte.)

Introducción.
El año 1978 las hermanas repúblicas de Chile y Argentina enfrentaron una crisis que nos mantuvo "ad portas" de un enfrentamiento bélico. Por cuestiones de soberanía sobre ciertas islas y otros roquerios menores del cono sur, comenzó un movimiento de fuerzas militares y aeronavales que solo "esperaban ordenes".
En este teatro de operaciones ocurrió un extraño y revelador suceso, que pudo haber sido mucho mas enigmático si no hubiésemos contado con modernas aeronaves y valientes aviadores. Este caso fue denominado:
Observadores Estelares.
Nuestra brigada aerea estacionada en la base El Tepual, e…

La Luna pudo tener vida en el pasado

Imagen de la cámara métrica del Apolo 16 de la zona este y del otro lado de la Luna - NASA

Dos investigadores sugieren que formas de vida simples habitaron charcos de agua en la superficie lunar hace miles de millones de años

Judith de Jorge
@judithdj

La Luna es un lugar inhóspito. La intensa radiación, la falta de atmósfera, los drásticos cambios de temperatura y su polvo abrasivo, hacen de nuestro satélite un infierno en el que la vida es imposible. Sin embargo, quizás hubo un tiempo en el que sus condiciones fueron más benévolas. Dirk Schulze-Makuch, astrobiólogo de la Universidad Estatal de Washington, e Ian Carwford, profesor de ciencia planetaria y astrobiología en la Universidad de Londres, creen que nuestro satélite natural pudo albergar sencillas formas de vida sobre su superficie en un pasado distante.

Según los investigadores, estas etapas buenas para la vida pudieron ocurrir poco después de que la Luna se formara a partir de un disco de escombros hace 4.000 millones de añ…