Ir al contenido principal

El cohete que pudo destruir un continente


En los años 60, la Unión Soviética desarrolló un programa para poner cabezas nucleares en órbita y lanzarlas a cualquier lugar del mundo

En nuestro habitual recorrido por la blogosfera, hoy destacamos una entrada del blog «Eureka» que nos descubre los secretos del «Proyecto Raskat», desarrollado por la Unión Soviética en uno de los momentos más calientes de la Guerra Fría.

Este proyecto tenía como objetivo desarrollar el cohete militar más potente jamás creado, capaz de arrasar los Estados Unidos en un solo ataque. El diseño de esta impresionante arma se basó en el súpercohete N-1, ideado por el ingeniero Serguéi Koroliov en los años 60 con el objetivo de llevar a cabo misiones tripuladas a Marte.

En su versión militar más potente, este cohete de tres etapas y 2.100 toneladas de peso sería capaz de poner en órbita hasta 24 cabezas nucleares de 25 o 50 megatones o varias decenas de bombas menos potentes. Además del N-1, el programa contemplaba el desarrollo de dos versiones algo menos potentes, el N-11 y N-111 y con menor capacidad destructiva.

Una vez situado en órbita, el N-1 sería capaz de destruir el grueso de las fuerzas estratégicas de los EE UU en un primer ataque masivo. Aunque los militares soviéticos sopesaron seriamente desarrollar por completo el Proyecto Raskat, finalmente fue desechado, tras decantarse por un sistema de misiles de largo alcance desarrollado por la oficina de diseño de Yangel.

El programa para desarrollar este cohete fue cancelado unos años más tarde, después de que se intentara reconvertirlo en un cohete lunar, capaz de competir con el Saturno V, encargado de poner en órbita las naves del programa estadounidense Apolo.

Tras cuatro vuelos fallidos, el mayor cohete jamás imaginado por un ingeniero ruso no llegó a convertirse en realidad por el bien de la humanidad.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar