Ir al contenido principal

Confirman la existencia de los enigmáticos cristales de tiempo


El fantástico hallazgo, hasta hace poco tan solo una especulación, abre la puerta a formas aún inexploradas de la materia y a una nueva rama de la Física

A finales del pasado mes de enero, ABC publicaba la noticia de que dos equipos independientes de investigadores, de las Universidades de Maryland y Harvard, habían logrado, cada uno por su cuenta y usando métodos diferentes, crear por primera vez cristales de tiempo. Los trabajos, por aquel entonces, estaban aún a la espera de ser publicados por una revista científica "seria". Algo que, por fin, ha ocurrido esta misma semana.

Nature, en efecto, una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo, acaba de publicar en su último número uno de esos dos estudios, el de la Universidad de Maryland, avalando así el nacimiento de toda una nueva rama de la Física y dando carta de identidad a algo que hasta hace apenas un año se consideraba una mera especulación. La creación de cristales de tiempo nos conduce hacia formas aún inexploradas de la materia y abre las puertas a una realidad que hasta hace poco se consideraba poco más que un juego matemático.

Cosas como la sal, los copos de nieve o los diamantes son, todos ellos, cristales, lo cual significa que los átomos que los componen están dispuestos en patrones tridimensionales que se repiten. Pero el trabajo que publica Nature nos habla de una nueva fase de la materia, un cristal de tiempo, en la que los átomos se mueven en un patrón que se repite, sí, pero en el tiempo, no en el espacio. Y nos explica exactamente cómo los científicos han conseguido, por primera vez, crear esas extraordinarias estructuras.

Seguir un patrón temporal (en vez de espacial) implica que los átomos de un cristal de tiempo nunca se acomodan en su estado fundamental, cosa que sí hacen los átomos de los cristales convencionales. Por lo general, cuando un material está en su estado fundamental (estado de mínima energía, también conocido como energía de punto cero de un sistema) su movimiento es imposible, porque eso requeriría un gasto de energía de la que ese sistema ya no dispone.

Por eso, los cristales "normales", como un rubí o un diamante, permanecen inmóviles, ya que están en equilibrio y en su estado fundamental. Pero los cristales de tiempo tienen, repetimos, una estructura que no se repite en el espacio, sino en el tiempo, y por lo tanto siguen oscilando incluso en su estado fundamental. Es decir, nunca alcanzan el equilibrio. Lo más perturbador es que esa oscilación cíclica y repetida tiene lugar una y otra vez sin necesidad de utilizar energía alguna. Ante este panorama, los físicos se sienten como exploradores que entraran por primera vez en un continente totalmente desconocido.

Ordenadores cuánticos
Para Andrew Potter, uno de los firmantes del artículo, "hemos abierto las puertas a todo un nuevo mundo de fases no equilibradas. Hemos reunido las ideas teóricas en las que hemos trabajado durante los últimos dos años y hemos conseguido hacerlas realidad en un laboratorio. Con suerte, este es solo el primer ejemplo de los muchos que están por venir". Aunque por ahora es pronto para pensar en aplicaciones concretas, algunas de estas "fases no equilibradas de la materia" podrían resultar tremendamente útiles para almacenar o transferir información en los futuros ordenadores cuánticos.

Potter forma parte del equipo de investigadores que creó con éxito el primer cristal de tiempo a partir de iones (átomos cargados eléctricamente) del elemento Yterbio. Aplicando el campo eléctrico correcto, los científicos lograron hacer levitar diez de estos iones sobre una superficie sólida. Después, empezaron a "golpear" repetidamente esos átomos con un pulso de láser, haciendo que. literalmente, "se dieran la vuelta". Por último, siguieron golpeándolos a un ritmo regular, hasta conseguir que se estableciera un patrón de "volteretas" que se repetía en el tiempo.

Sin embargo, señala Potter, la repetición de las "volteretas" de los átomos sólo se producía la mitad de rápido que los pulsos láser. Lo cual sería como golpear las teclas de un piano dos veces por segundo y que las notas se emitieran solo una vez por segundo. Ese extraño comportamiento cuántico era la "firma" que los investigadores habían predicho al elaborar sus teorías, y ayudó, por lo tanto, a confirmar que el resultado era, realmente, un cristal de tiempo.

La existencia de los cristales de tiempo fue propuesta por primera vez en 2012 por el Nobel de Física Frank Wilczek, del Instituto de Tecnología de Massachussetts, que fue el primero en imaginar un estado de la materia en la que los átomos se movieran en un patrón que se repite en el tiempo, y no en el espacio. A partir de ahí, el propio Potter y su colega Norman Yao, de la Universidad de Berkeley, elaboraron una auténtica "receta" para construir un cristal de tiempo y desarrollaron el modo de confirmar que, una vez conseguido, el resultado fuera realmente el esperado.

Ese trabajo teórico se publicó a finales del pasado agosto en la revista Physical Review Letters, y fue recogido por ABC el 9 de septiembre. Poco después, el equipo de Maryland conseguía su hazaña, que ahora recibe todas las bendiciones tras su publicación de Nature.

Apenas un mes después de este logro, otro equipo de científicos, esta vez de la Universidad de Harvard y bajo la dirección de Mikhail Lukin, consiguieron crear un segundo cristal de tiempo, en esta ocasión a partir de un diamante. No cabe duda de que, a partir de ahora, se sucederá toda una oleada de estudios y experimentos que nos adentrarán, cada vez más, en este mundo hasta ahora desconocido. La era de los cristales de tiempo ha comenzado, y nadie puede decir aún con certeza hasta dónde nos llevará.

FUENTE: ABC.ES

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Avistamiento Ovni en Yucatán, en la vía Acanceh-Tecoh (México)

Muchos de los reportes de OVNIS son desde las carreteras. (Jorge Moreno/SIPSE)

Don Manuel relata las ocasiones en que vio Ovnis en las carreteras de Yucatán durante la noche.

Jorge Moreno/SIPSE

Tres personas me contactaron para informarme que por dos noches consecutivas (jueves 8 y viernes 9 de septiembre 2016) vieron Ovnis en la carretera del mundo maya, tramo Acanceh-Tecoh, es decir, a unos 25 kilómetros de Mérida.

Las descripciones de los tres reportes son similares, dos luces de color azul (separadas) que se siguen una a otra y por momento se alejan; no hacían ningún tipo de ruido, estaban a una distancia relativamente baja y la luz emitida era tenue, pero intermitente por momentos.

Las tres personas no se conocen entre sí, pero pasaron por ese sitio entre las nueve y las once de la noche, ese decir la aparición del Ovnis duró bastante tiempo.

Y aunque no dan más detalles al respecto (ya estamos investigando a través de nuestros corresponsales en esa zona), uno de ellos nos comen…

La Estación Espacial Internacional despliega un pequeño prototipo de ascensor espacial

Estación Espacial Internacional. Un módulo japonés de experimentación es capaz de lanzar minisatélites de forma barata - NASA

Ha lanzado un minisatélite que desplegará un cable de kevlar de 100 metros de longitud para probar la tecnología, y que también podría usarse para cazar basura espacial

En la imagen del día seleccionada por la NASA, la agencia espacial ha anunciado el reciente despliegue de un satélite japonés llamado STARS-C (de «Space Tethered Autonomous Robotic Satellite-Cube») desde la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés). La finalidad de este satélite será funcionar como un prototipo de varias tecnologías que podrían tener aplicación en el diseño de un ascensor espacial, capaz de transportar cargas hacia la órbita.

Cuando el satélite esté desplegado en cuestión de días, estará formado por dos pequeños cubos de apenas 10 centímetros unidos por un cable de kevlar de 100 metros de longitud. El conjunto apenas pesa 2,66 kilogramos.


Lanzamiento del pequeño satélite…

Los astrónomos descubren un nuevo tipo de galaxia

La mayoría de las galaxias son espirales, pero también hay formas elípticas o irregulares. El Hubble muestra la variedad en una pequeña porción del cielo, equivalente a la décima parte del diámetro de la luna, donde halló 10.000 galaxias - NASA, ESA, S. Beckwith (STScI) and the HUDF Team

Aseguran no haber visto una así nunca antes. Todo apunta a que es un objeto Hoag, unas galaxias donde un anillo rodea a un núcleo, pero que en este caso ha logrado acumular dos anillos

Si el Universo está poblado (como poco) por miles de millones de galaxias, y si cada una a su vez cobija a millones o a miles de millones de estrellas, ¿qué nos faltará aún por aprender? El astrónomo Edwin Hubble (que le da su nombre al famoso telescopio espacial) probablemente sentía vértigo cuando se planteaba esta pregunta, pero sus esfuerzos le permitieron clasificar las galaxias que observaba en cuatro grandes categorías. En función de su forma, las dividió en espirales (tienen forma de remolino, como la Vía Lácte…