Ir al contenido principal

Avión Militar chileno tiene encuentro con OVNI mientras realizaba operación nocturna


El pasado jueves 22 de marzo (2012), un avión del Ejército Chileno realizaba una operación nocturna en las cercanías de la ciudad de Copiapó. Dicho ejercicio consiste en lanzar paracaidistas a 11.000 pies, es decir, unos 3.352 metros de altura. Mientras se encontraban en esta actividad, los pilotos observan hacia el Weste, una “estrella” un tanto diferente por el tamaño y Color.

“Esta observación se realiza a las 22:03 local y los tres de la cabina lo comentamos y detenidamente la empezamos a analizar por su extraña forma. Pasado un minuto, esta supuesta estrella blanca originalmente, pasa a ser una luz de color rojo con matices naranja y aumenta su tamaño de dos a tres veces, intensificando sus cambios de color, pasando del blanco al rojo, naranja y retornando al rojo, para quedar definitivamente de color blanco (amarillento)”, relata, el Mayor y piloto Militar, Rodrigo Bravo.

El piloto indicó que inicialmente llamaron en frecuencia 128.30 al RADAR de Santiago, que controla la Región de Información de Vuelo (FIR STGO) desde Copiapó hasta Temuco, consultando por tráficos en el sector de Atacama, siendo la respuesta negativa.

“Por el aumento de volumen, pensamos en un principio que se trataba de otra aeronave, obviamente de mayor tamaño y que volaba en dirección contraria a la nuestra, pero inmediatamente al frente. Basado en el tipo de operación que realizábamos y en lo complejo que resulta tener un tráfico al frente en sentido contrario, se efectuó la llamada, dado el cambio de tamaño de lo observado, es decir en todo momento supusimos que era otra aeronave”, dijo el Mayor, Rodrigo Bravo, quien junto al investigador, Juan Castillo es autor del Libro “Ufología Aeronáutica”.

AUMENTA SU TAMAÑO

Luego de ello, dicha Luz se mantiene estacionaria vertical al aeródromo de Atacama a 17 millas de la posición del avión militar, sin embargo, aumenta su tamaño de dos o tres veces de la primera observación.

“Se lanzan los paracaidistas y comenzamos a encender las luces de aterrizaje, a este supuesto tráfico que se encontraba inmediatamente al frente nuestro, para dar a conocer nuestra posición exacta.
Esta luz pulsaba agrandando y disminuyendo su tamaño, acompañado de cambios de color, los cuales variaron entre el rojo, el naranja y el blanco, siendo predominante el color rojo en su contorno.
Su dimensión inicial, permitía compararlo con una estrella, pero al aumentar de tamaño 2 a 3 veces, pudimos compararla con una luz de aterrizaje de una aeronave pesada”, narró Bravo.

Al segundo cambio de luces efectuado, este fenómeno queda definitivamente de color rojo, disminuye un poco su tamaño y se comienza a desplazar hacia el norte, en descenso y queda nuevamente estacionario vertical a la localidad de Caldera. Luego de ello, esta luz se apaga para desaparecer definitivamente.

Durante todo el resto del vuelo, fue comentario obligado de la tripulación. Posteriormente se notificó por frecuencia el incidente y se llenaron los informes del Comité de Estudio de Fenómenos Aéreos Anómalos (CEFAA) en la Oficina de Operaciones del aeródromo Desierto de Atacama.

EXPERIENCIA

“Considero de gran importancia esta observación, ya que con el mayor habíamos analizado mucho casos de pilotos, pero viniendo de él la observación directa, esta toma un realce especial dado que el no solo tiene experiencia en vuelos, sino que también en el estudio del fenómeno aéreo anómalo”, indicó el investigador, Juan Castillo.

Castillo destacó además, que “como miembros del CEFAA, y dadas las pautas de observación, horas de vuelo y entrenamiento, sé que mi amigo realizo una observación prolija, el no daría a conocer un hecho de esta naturaleza si no estuviera seguro de lo que vio, y luego de descartar una serie de fenómenos, globos, aviones etc. Se atrevió a hacer las consultas al radar. Espero que estas conversaciones hayan quedado registradas, para poder apreciar el grado de estrés y tención del momento”.

Finalmente, el investigador afirmó que “el objeto observado podría constituir un eventual peligro para la operación que se estaba realizando, dado que esta distrajo al personal que realizaba el lanzamiento de los paracaidistas”.

FUENTE: http://www.lavozdelnorte.cl

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar

Cinco arriesgadas predicciones sobre el ser humano del futuro

Una iniciativa de BBVA reúne a 20 visionarios para imaginar cómo será la humanidad

En el libro titulado «El próximo paso: la vida exponencial» (que se puede descargar aquí), la iniciativa «OpenMind» de BBVA ha reunido a veinte expertos de referencia para analizar el potencial de tecnologías que hoy en día parecen ciencia ficción pero que podrían ser una realidad mañana.

Quizás por ser conscientes de que el primer paso para acercarse al futuro es pensar en él, los distintos autores profundizan en el campo de conocimiento de sus respectivas disciplinas (como la informática, la ingeniería o la biomedicina) para lanzar ideas y pronósticos que resultan muy provocadores. Además, reflexionan sobre las implicaciones éticas, sociales y medioambientales que tendrían.

En un mundo marcado por la explotación de los recursos naturales y bajo la amenaza del cambio climático, los autores hablan de una tecnología que puede ser un salvavidas para la Humanidad, pero solo si se implementa de forma corre…