Ir al contenido principal

La misteriosa misión espacial estadounidense: ¿Espionaje contra China?


Es probable que la nave espacial secreta estadounidense X-37B esté espiando a China, según un informe publicado en la revista Spaceflight.

El vehículo no tripulado fue puesto en órbita por la Fuerza Aérea de Estados Unidos en marzo del año pasado y todavía no regresa a la Tierra.

El Pentágono se ha negado a discutir su misión, pero seguidores aficionados han observado cómo su trayectoria en órbita es casi idéntica a la del laboratorio espacial de China, Tiangong-1.

Se especula que el X-37B está espiando a la nave china.

"El espionaje entre vehículos espaciales es una nueva actividad posible gracias al desarrollo de sensores mejorados, los que creemos que el X-37B puede estar utilizando para mantener una estrecha vigilancia sobre la estación espacial de China", dijo el editor de Spaceflight, David Baker.

El X-37B, también conocido como el Vehículo de Prueba Orbital (OTV por sus siglas en inglés), parece un trasbordador espacial en miniatura y puede planear de regreso a la atmósfera para aterrizar en una pista, al igual que la nave espacial tripulada re-utilizable de la NASA solía hacerlo antes de su retiro el pasado mes de julio.

Construida por Boeing, la nave robótica de la Fuerza Aérea tiene nueve metros de largo y un volumen de carga similar al de una pequeña furgoneta. Pero la Fuerza Aérea no está dispuesta a discutir lo que pasa en la bodega de carga.

La actual misión fue lanzada en un cohete Atlas y puesta en una órbita baja, a un poco más de 300 kilómetros de altura, con una inclinación de 42,79 grados respecto al ecuador - un perfil inusual para una misión militar de EE.UU.

Vigilantes

El vuelo del X-37B ha sido seguido por un dedicado grupo de especialistas en óptica de seguimiento en EE.UU. y Europa, intrigados por lo que el vehículo puede estar haciendo.

Estas personas han visto cómo su órbita coincide en gran medida con la del Tiangong.

El laboratorio espacial, que China espera equipar con una tripulación de astronautas en 2012, fue lanzado en septiembre con una inclinación de 42,78 grados, y una altura muy similar al OTV.

Washington mantiene una profunda desconfianza frente a las ambiciones espaciales de Pekín.

Parte del problema es que China mantiene pocas distinciones entre los programas espaciales civiles y militares, a diferencia de otras partes del mundo, como Europa, donde los estatutos de la agencia espacial, la ESA, la circunscriben a programas "exclusivamente pacíficos".
Esa distinción también es muy clara en EE.UU., donde la NASA está al frente de la mayoría de los proyectos civiles.

En China, en cambio, la línea es más tenue y los militares se involucran en todos sus programas espaciales.

"Si esto es lo que el X-37B está haciendo, realmente creo que no está mal", dijo Baker a la BBC. "Al igual que pasó durante la Guerra Fría, la proliferación de los sistemas de vigilancia del espacio nos ha permitido llegar a acuerdos de control de armas que no habrían sido posibles sin que cada lado supiese plenamente lo que el otro lado estaba haciendo."
Dudas
No todos están convencidos por esos análisis.

Brian Weeden es un asesor técnico de la Fundación Secure World (Mundo Seguro) y un ex analista de la Fuerza Aérea estadounidense.

Él publicó el año pasado su propia evaluación de las capacidades del X-37B y su papel como una plataforma para probar tecnologías antes de que se incorporen a un otros satélites espías.

Weeden piensa que el Oriente Medio es un objetivo más probable para cualquier nuevo sensor que el X-37B pueda llevar.

"Un satélite espía típico se encuentra en una órbita polar, lo que le da acceso a toda la Tierra", dijo a la BBC.

"El X-37B está en una inclinación mucho menor lo que significa que sólo puede ver una banda muy estrecha de latitudes, y la única cosa que es de verdadero interés en esa banda es el Medio Oriente y Afganistán.

"¿Estará espiando al Tiangong-1? En realidad no lo creo, creo que el hecho de que sus órbitas se cruzan de vez en cuando, eso es sólo una coincidencia. Si EE.UU. quisiera vigilar al Tiangong, tiene suficientes activos para hacer eso sin usar al X-37B. "

La más reciente edición de Spaceflight, con su análisis del X-37B, se publica este fin de semana.

FUENTE: BBC

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1978: Comandante de una nave extraterrestre se entrevista con cónsul ecuatoriano

A nivel internacional diversos investigadores se han enfrascado en la elaboración de posibles protocolos para recibir a los extraterrestres, por lo que se estudian varias posibilidades para la entrega de información y de tecnología. Sabemos por las diversas desclasificaciones de documentos OVNI que para los Gobiernos es un tema que en lo público lo ridiculizan, pero en lo privado les preocupa.

El caso que más llamó la atención en América del sur y que pone de manifiesto el interés de algunos alienígenas en mantener comunicación con los gobiernos sucedió el 4 de agosto de 1978 a las 18:30 horas en la embajada de Ecuador en Lima, Perú, cuando se presentó el comandante de una nave extraterrestre de nombre Banghu, quien pidió, sin éxito hablar con el representante ecuatoriano. Al día siguiente llegó un “requerimiento secreto” proveniente del Ministerio de Defensa de Ecuador a esa embajada para solicitar el número de tanques de guerra que desembarcarían en el puerto del Callao, el más imp…

Un ovni en Cosquín, Argentina

Sandra Mina posaba para una foto en el Pan de Azúcar. Luego subió la imagen a una red social y sus amigos advirtieron un objeto en el cielo.

El 30 de enero 2013, Sandra Mina paseaba con su esposo por el Pan de Azúcar y decidió tomarse una fotografía con el paisaje serrano detrás suyo.

Más tarde, la imagen tomada alrededor de las 16.30 fue posteada en Facebook por Sandra y sus amigos le advirtieron que notaban algo extraño en el cielo.

Ahí fue que ampliaron la fotografía y se encontraron con la sorpresa de ¿un ovni?

FUENTE: http://www.lmcordoba.com.ar

El capitán de dudosa estirpe que creó el primer parte meteorológico de la Historia

Robert Fitzroy estuvo al mando del «Beagle», el barco en el que Darwin realizó su gran viaje exploratorio

Las consecuencias históricas, científicas y religiosas del viaje que a bordo del “HMS Beagle” realizó Charles Darwin (1809-1882) entre 1831 y 1836 están fuera de toda duda. Quizás no sea tan conocido, excepto por los amantes del montañismo, el nombre del capitán –Robert Fitzroy (1805-1865)- y su apasionante biografía.

Antes de entrar en detalles es preciso matizar que el prefijo inglés “Fitz” significa que el origen del linaje familiar fue un hijo ilegítimo de un rey o un de un noble. Parece ser que en el caso de Robert Fitzroy un antepasado suyo era hijo ilegítimo del rey Carlos II y de Bárbara de Viliers.

Fue precisamente su estirpe familiar la que propició que a la edad de 23 años se le encomendara el mando de un navío que realizó un viaje con fines científicos al extremo meridional del continente americano. En este viaje Fitzroy realizó una completa exploración hidrográfica d…